¿Cómo limpiar la escoba para mantenerla sin pelos ni residuos?

Garantizará un mejor rendimiento en tus tareas de limpieza

La escoba es una herramienta esencial en la limpieza del hogar, pero con el tiempo puede acumular pelos y residuos que dificultan su efectividad. Afortunadamente, limpiarla es un proceso sencillo que te permitirá mantenerla en óptimas condiciones. Aquí te mostramos algunos consejos útiles para mantener tu escoba limpia y libre de pelos y residuos.

Siguiendo estos sencillos pasos, podrás mantenerla limpia, lo que garantizará un mejor rendimiento en tus tareas de limpieza. Recuerda limpiarla regularmente para prolongar su vida útil y disfrutar de una limpieza eficiente en tu hogar.

¿Cómo limpiar la escoba para mantenerla sin pelos ni residuos?

1. Retira los pelos a mano

Para empezar, puedes utilizar tus manos para quitar los pelos y residuos más grandes que se hayan acumulado en las cerdas de la escoba. Simplemente agárralos y tira de ellos suavemente hasta que se desprendan por completo. Este paso inicial te ayudará a eliminar la suciedad más visible y facilitará el proceso de limpieza posterior.

escoba
Foto: Freepik

2. Golpea la escoba

A continuación, puedes golpear la escoba contra una superficie dura, como el suelo o el borde de un cubo, para desprender cualquier pelo o residuo que quede atrapado en las cerdas. Golpea con firmeza, pero con cuidado para evitar dañar las cerdas. Este método es especialmente efectivo para eliminar pelos sueltos que no se desprendieron con el primer paso.

3. Lava las cerdas

Llena un recipiente con agua tibia y añade un poco de detergente suave. Sumerge las cerdas de la escoba en la solución jabonosa y frótalas suavemente con las manos o con un cepillo suave. Asegúrate de eliminar cualquier suciedad o residuo que quede adherido. Si las cerdas están muy sucias, puedes dejar la escoba en remojo por unos minutos antes de frotarlas.

escoba
Foto: Freepik

4. Enjuaga y seca

Después de lavar las cerdas, enjuágalas con agua limpia para eliminar cualquier residuo de jabón. Luego, sacude la escoba suavemente para eliminar el exceso de agua y déjala secar al aire libre en posición vertical. Evita colocarla sobre superficies que puedan generar humedad, ya que esto puede favorecer el crecimiento de bacterias o malos olores.

5. Almacenamiento adecuado

Para mantener tu escoba en buenas condiciones, es importante almacenarla correctamente. Busca un lugar seco y ventilado donde puedas colgarla boca abajo. Esto evitará que las cerdas se deformen y ayudará a que se seque por completo. Si no tienes un gancho para colgarla, puedes apoyarla en un lugar con las cerdas hacia arriba para evitar que se deformen.

escoba
Foto: Freepik

Estos son los lugares de la casa que usualmente olvidamos limpiar

La barra de las cortinas

Por su cercanía con el techo estas no reciben tanta ventilación que pueda restar naturalmente el nivel de polvo que acumulan. Es por ello que cada vez que puedas, acércate a ella y aséalas; si no alcanzas y no puedes montarte en una silla o escalera, utiliza un plumero o un escoba que te ayude a llegar a ese sitio.

Las ventanillas del aire acondicionado

Estás también son potenciales acumuladoras de suciedad, la cual no solo es peligrosa porque se expande en el ambiente con la ventilación, sino que también mengua la operatividad del equipo, pues pueden hacer menos frío.

Debajo del sofá

Existe un dicho popular que reza que «las personas limpian solo por donde pasa la suegra», haciendo referencia a que lo hacen únicamente por los lugares que son visibles; y es entonces cuando se les escapa zona como la parte baja del sofá o las camas.

Bibliotecas y estanterías

Si el aire es un potencial acumulador de polvo, estas lo son dos veces más. Generalmente tienen libros y elementos cuyo uso no es cotidiano y por eso tienden a represar mucha más suciedad e incluso insectos, que otros espacios de la casa.

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados
MaBe Doval
Botón volver arriba