¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Estilo de vida

Trabajos que aumentan el riesgo de várices: ¿Cómo proteger tus piernas en el ámbito laboral?

Toma medidas preventivas hoy mismo para cuidar tus piernas y mejorar tu salud a largo plazo

Las várices son dilataciones de las venas que se producen cuando las válvulas de las venas dejan de funcionar correctamente, lo que provoca que la sangre fluya en sentido contrario al normal y se acumule en las venas. Esto puede causar hinchazón, dolor, pesadez y cansancio en las piernas, además de un aspecto antiestético.

Son un problema de salud común que afecta a millones de personas en todo el mundo. Además de los síntomas físicos, las várices también pueden tener un impacto negativo en la autoestima y la calidad de vida de quienes las padecen. Es importante prestar atención a los factores de riesgo y tomar medidas preventivas, especialmente en el ámbito laboral, donde algunas profesiones aumentan la probabilidad de desarrollar este problema.

Existen varios factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar várices, entre los que se encuentran la genética y antecedentes familiares, la edad (el riesgo aumenta con los años), el sexo (las mujeres tienen más probabilidades que los hombres), el embarazo, el sobrepeso y obesidad, el sedentarismo y falta de actividad física y los trabajos que requieren estar de pie o sentado por largos períodos.

calambres en el embarazo
Fuente: Freepik

Trabajos que aumentan el riesgo de várices

Algunas profesiones tienen un mayor riesgo de desarrollar várices debido a las demandas físicas del trabajo. Algunos ejemplos incluyen:

  • Cajeros/as y dependientes de comercio
  • Enfermeros/as y personal sanitario
  • Peluqueros/as y esteticistas
  • Maestros/as y profesores/as
  • Cocineros/as y personal de cocina
  • Trabajadores/as de la construcción
  • Conductores/as de vehículos
  • Camareros/as y personal de servicio

Estas ocupaciones a menudo requieren estar de pie o sentado durante largas jornadas, lo que puede comprometer el flujo sanguíneo en las piernas y favorecer la aparición de várices.

¿Cómo proteger tus piernas en el ámbito laboral?

  • Realizar pausas y ejercicios de estiramiento: Tomar descansos regulares para caminar, estirar las piernas y realizar ejercicios de movilidad puede ayudar a mejorar la circulación sanguínea.
  • Usar medias o calcetines de compresión: Estas prendas ayudan a mejorar el retorno venoso y reducir la hinchazón y el cansancio en las piernas.
  • Mantener una buena postura: Evitar permanecer demasiado tiempo en la misma posición, ya sea de pie o sentado. Ajustar la altura de los escritorios, sillas y mostradores para mantener una postura correcta.
  • Elevar las piernas cuando sea posible: Aprovechar los descansos para elevar las piernas por encima del nivel del corazón, lo que ayuda a drenar la sangre acumulada.
  • Hidratarse adecuadamente: Beber agua regularmente durante la jornada laboral para mantener una buena circulación sanguínea.
  • Evitar el consumo excesivo de sal: Una dieta alta en sodio puede contribuir a la retención de líquidos y la hinchazón de las piernas.
  • Mantener un peso saludable: El sobrepeso y la obesidad aumentan la presión sobre las venas y dificultan el retorno venoso.
Foto: Freepik

Ejercicios y estiramientos para mejorar la circulación en las piernas

Para mantener una buena circulación sanguínea en las piernas y prevenir la aparición de várices, se recomiendan los siguientes ejercicios y estiramientos:

  • Caminar: Realizar paseos regulares durante la jornada laboral, incluyendo subir y bajar escaleras siempre que sea posible.
  • Círculos con los tobillos: Sentado o de pie, realizar círculos suaves con los tobillos en ambas direcciones.
  • Elevación de piernas: Tumbarse boca arriba y elevar las piernas por encima del nivel del corazón durante unos minutos.
  • Estiramientos de pantorrillas: De pie, colocar un pie detrás del otro y doblar la rodilla del pie delantero, manteniendo el talón del pie trasero en el suelo.
  • Flexiones de rodillas: De pie, doblar las rodillas flexionando las piernas y volviendo a la posición inicial.

Ropa y calzado adecuados para evitar la aparición de várices

La elección de la ropa y el calzado apropiados puede desempeñar un papel importante en la prevención de las várices en el trabajo. Algunos consejos a tener en cuenta:

  • Medias o calcetines de compresión: Estas prendas ejercen una presión gradual en las piernas, lo que ayuda a mejorar el retorno venoso y reducir la hinchazón.
  • Pantalones y faldas holgadas: Evitar prendas ajustadas que puedan restringir la circulación sanguínea.
  • Zapatos cómodos y con buen soporte: Elegir calzado con suela flexible, amortiguación y buen agarre, que permita una adecuada circulación.
  • Evitar tacones altos: Los tacones altos pueden aumentar la presión en las piernas y dificultar el retorno venoso.
zapatos
Foto Freepik

Masajes y tratamientos para aliviar los síntomas de las várices

  • Masajes en las piernas: Los masajes suaves y circulares pueden mejorar la circulación sanguínea y reducir la hinchazón y el cansancio en las piernas.
  • Escleroterapia: Este procedimiento consiste en inyectar una sustancia en las venas varicosas, lo que provoca su cierre y desaparición gradual.
  • Cirugía de várices: En casos más severos, puede ser necesaria una intervención quirúrgica para eliminar las venas dañadas y mejorar el flujo sanguíneo.
  • Terapia de compresión: El uso de medias o vendajes de compresión puede ayudar a reducir la hinchazón y aliviar los síntomas.

Importancia de mantener una dieta saludable y equilibrada para prevenir las várices

Una alimentación saludable y equilibrada puede desempeñar un papel fundamental en la prevención y el control de las várices. Algunos aspectos clave a tener en cuenta:

  • Consumo de fibra: Los alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras, legumbres y cereales integrales, pueden ayudar a mejorar la circulación sanguínea y prevenir el estreñimiento, que puede agravar las várices.
  • Hidratación adecuada: Beber suficiente agua a lo largo del día ayuda a mantener una buena circulación y evitar la retención de líquidos.
  • Limitar el consumo de sal: Una dieta alta en sodio puede contribuir a la hinchazón y la acumulación de líquidos en las piernas.
  • Incluir alimentos ricos en flavonoides: Estos compuestos antioxidantes, presentes en frutas, verduras y té verde, pueden fortalecer las paredes de las venas y mejorar la circulación.
  • Evitar el consumo excesivo de grasas saturadas y azúcares refinados: Estos alimentos pueden aumentar el riesgo de sobrepeso y obesidad, factores de riesgo para el desarrollo de várices.
¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados
MaBe Doval