Remedios de la abuela realmente insólitos que te ayudarán a dormir mejor

El ritmo acelerado de la vida moderna puede dificultar la tarea de conciliar el sueño. El estrés, la presión laboral y las preocupaciones diarias pueden afectar negativamente nuestra capacidad para dormir. En lugar de recurrir a medicamentos somníferos, que pueden tener efectos secundarios indeseables, cada vez más personas están optando por remedios naturales para ayudarles a dormir mejor.

Aquí tienes una pequeña selección de los mejores consejos y remedios de la abuela para recuperar un sueño reparador sin tener que recurrir a los somníferos.

La valeriana, una planta con propiedades sedantes

La valeriana es una planta conocida por sus propiedades sedantes y somníferas. Durante mucho tiempo, ha sido utilizada como remedio natural para combatir el insomnio. Aunque no posee la misma potencia que los medicamentos sintéticos, como los somníferos, la valeriana no presenta los mismos efectos secundarios ni induce dependencia.

Un baño en agua de lechuga

Hierve las hojas más bonitas de un cogollo de lechuga, luego exprímelas en el agua de cocción. Añade esta agua a tu baño: ¡la lechuga es un hipnótico suave sin efectos indeseables!.

Un baño de tila

Poner 500 g de tila seca y sus hojas en 2 litros de agua. Calentar y dejar hervir durante 5 minutos. Colar y añadir esta decocción al agua del baño. Esta receta también ayuda a los niños a conciliar el sueño.

Lavanda bajo la almohada

Una bolsita de lavanda seca colocada bajo la almohada calma el nerviosismo. Por si fuera poco, también puedes masajearte las sienes con aceite esencial de lavanda fina unos minutos antes de acostarte.

Lúpulo en la almohada

Llena tu almohada de conos de lúpulo: un remedio eficaz contra el insomnio, sobre todo si tu sueño se ve perturbado por dolores reumáticos.

Cáscaras de papa debajo de la almohada

Seca las cáscaras de papa y colócalas debajo de la almohada para conciliar el sueño.

Manzanilla en la mesa de noche

Tenga a mano un frasquito de aceite esencial de manzanilla romana en la mesa de noche. Por la noche, antes de apagar la luz, abre el frasco e inhala 5 ó 6 veces, llenando los pulmones con la mayor calma posible.

Algodón entre los dedos

Coloca un trozo de algodón empapado en aceite de almendras dulces entre el dedo gordo y el de al lado. Cúbrete los pies con calcetines para no ensuciar las sábanas. Como los pies fríos también impiden conciliar el sueño, te dormirás mucho mejor.

Un calcetín lleno de arroz

2 horas antes de acostarte, coloca un calcetín lleno de arroz en el congelador. Cuando te vayas a la cama, coloca este calcetín en la parte posterior de las rodillas, en los tobillos, en la cara interna de los codos o en la frente. Esto le ayudará a bajar la temperatura corporal y la frecuencia cardiaca.

Miel y vinagre

Antes de acostarte, elige una miel de todas las flores o una miel de naranjo o lavanda y mezcla dos cucharaditas de ésta con dos cucharaditas de vinagre de sidra. Diluye la mezcla en un vaso de agua. Bebe dos cucharaditas al acostarte y al despertarte por la noche.

Otros remedios naturales para dormir mejor

A continuación, presentamos una selección de remedios naturales que pueden ayudarte a conciliar el sueño sin necesidad de medicamentos:

1. Salir al aire libre y hacer ejercicio

Practicar ejercicio físico regularmente es beneficioso para la calidad del sueño. Se recomienda realizar caminatas al aire libre después de la salida del sol, durante 30 a 40 minutos, para aprovechar la luz natural y mantener un ritmo circadiano adecuado. Este tipo de actividad física ayuda a regular el sueño y promover una sensación de bienestar general.

2. Mantener horarios regulares de comida y beber suficiente agua

Mantener una alimentación equilibrada y asegurarse de consumir los nutrientes necesarios es fundamental para un buen descanso. Asegúrate de tener horarios regulares de comida y evita las comidas pesadas antes de acostarte. Además, es importante beber suficiente agua durante el día para mantener una hidratación adecuada.

3. Limitar las siestas y organizar actividades durante el día

Si tienes problemas para dormir por la noche, es recomendable limitar las siestas durante el día. Si decides tomar una siesta, asegúrate de que no exceda los 30 minutos y que sea en las primeras horas de la tarde. Además, es importante mantenerse activo durante el día, participando en actividades lúdicas, intelectuales y sociales para mantener la mente ocupada y evitar la somnolencia excesiva.

4. Establecer un horario de sueño y mantenerlo

Es importante establecer un horario regular para ir a dormir y despertarse, incluso los fines de semana. Mantener una rutina de sueño ayuda a entrenar al cuerpo y a la mente para que se preparen para descansar. Evita utilizar la cama para actividades distintas al sueño, como ver televisión o trabajar, ya que esto puede interferir con la calidad del descanso.

5. Evitar el consumo de somníferos y consultar a un especialista

Aunque los somníferos pueden ser útiles en casos de insomnio crónico, es recomendable evitar su consumo a largo plazo debido a los posibles efectos secundarios y la dependencia que pueden generar. Si el insomnio persiste o empeora, es importante consultar a un especialista para obtener un diagnóstico adecuado y recibir recomendaciones personalizadas.

En resumen, existen numerosos remedios naturales que pueden ayudarnos a conciliar el sueño de manera efectiva y sin recurrir a medicamentos. La valeriana, la práctica de ejercicio regular, mantener horarios regulares de comida y sueño, limitar las siestas y evitar el consumo de somníferos son algunas de las estrategias que podemos implementar para mejorar nuestra calidad de sueño. Recuerda que cada persona es diferente, por lo que es importante encontrar las técnicas que mejor se adapten a tus necesidades individuales. ¡Duerme bien y despierta renovado!

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados
Angélica Ramos
Botón volver arriba