Salud

¿Por qué una persona es intolerante a la lactosa?

LA INTOLERANCIA A LA LACTOSA

A lo largo de nuestra vida podemos toparnos con muchas personas que dicen ser intolerantes a la lactosa, o que lo seamos nosotros mismos o algún miembro de nuestro núcleo familiar. Con esa información lo primero que pensamos es que trata de un individuo que no puede consumir nada derivado de la leche, pero la cosa va mucho más allá.

La Clínica Mayo explica el tema de manera detallada en su página web, y detalla que a esta enfermedad también puede llamársele «absorción insuficiente de la lactosa, no suele causar grandes problemas, pero los síntomas pueden ser molestos», algo que confirman quienes la padecen.

¿CUÁL ES EL ORIGEN?

Esta enfermedad nace cuando en el cuerpo hay escases de una encima que produce el intestino y que se llama lactasa, la cual se encarga de descomponer y digerir la lactosa, que a su vez está representada en la cantidad de azúcar que tiene la leche y otros productos.

«Una persona puede tener niveles bajos de lactasa y aún así ser capaz de digerir productos lácteos. Sin embargo, si los niveles son muy bajos, se produce la intolerancia a la lactosa, y los síntomas comenzarán a aparecer después de ingerir productos lácteos», dice la fuente antes mencionada.

¿POR QUÉ SE ORIGINA LA INTOLERANCIA A LA LACTOSA?

Sabiendo que se trata de la escases de una encima, la pregunta concreta es entonces: ¿Por qué se escasea esa encima?, y la respuesta es que ese problema sucede cuando el intestino ha pasado por varias infecciones y lesiones que disminuyen la producción de ella.

Esa encima tiene como trabajo convertir el azúcar de los lácteos en glucosa y galactosa para que estas las absorba el sistema intestinal y vayan directo al torrente sanguíneo a cumplir con sus funciones. Entonces, cuando la lactosa no es descompuesta por la lactasa en los intestinos, termina yéndose al colon y allí es cuando comienzan las molestias.

SÍNTOMAS A LOS QUE DEBES PRESTAR ATENCIÓN

Si eres intolerante a la lactosa los síntomas se presentarán justo después de haber consumido un alimento o bebida que la contenga; entre ellos están los siguientes: demasiados gases, infección en el colon, cólicos estomacales, náuseas, vómito y diarrea.

También debes saber que hay algunos factores de riesgo que te hacen una persona más propensa a padecer esta enfermedad, como lo son la edad avanzada, el nacimiento prematuro, y haber tenido diagnósticos médicos con afectación del intestino delgado. Asimismo, estudios han comprobado que esto es más frecuente en personas de origen africano, asiático, hispano o nativo americano.

Síguenos en Google Noticias

Botón volver arriba