¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Belleza

¿Por qué la comida en un avión sabe diferente?

Esto se debe a una combinación de factores científicos que afectan nuestra percepción del gusto y el olfato

Viajar en avión es una experiencia que cautiva a millones de personas en todo el mundo. Sin embargo, una de las quejas más comunes entre los pasajeros es la notable diferencia en el sabor de la comida servida a bordo. ¿Alguna vez te has preguntado por qué la comida en un avión sabe de manera tan distinta a cuando la disfrutas en tierra firme? Este fenómeno ha intrigado a los expertos en gastronomía y la ciencia durante mucho tiempo.

¿Por qué la comida en un avión sabe diferente?

  • Presión y humedad: La presión atmosférica y la humedad relativa dentro de la cabina de un avión son significativamente diferentes a las condiciones en tierra. Esto tiene un impacto directo en la percepción del sabor y el aroma de los alimentos.
  • Ruido ambiente: El ruido constante del motor y la presurización de la cabina pueden interferir con nuestra capacidad para disfrutar plenamente de los matices de sabor de la comida.
  • Textura: La textura de los alimentos también se ve afectada por las condiciones de vuelo, lo que puede alterar la experiencia sensorial general.
Por qué la comida en un avión sabe diferente
Foto: Freepik

La ciencia detrás de la alteración del sabor en altitud

La clave para entender la diferencia de sabor de la comida en un avión radica en los cambios fisiológicos que experimentamos a gran altitud. Cuando volamos, nuestros sentidos del gusto y el olfato se ven afectados de manera significativa.

El papel de la presión y la humedad

A medida que un avión asciende, la presión atmosférica disminuye y la humedad relativa dentro de la cabina se reduce drásticamente. Estos cambios pueden alterar la forma en que percibimos los sabores y los aromas de los alimentos.

  • Presión atmosférica: La disminución de la presión atmosférica afecta la forma en que nuestras papilas gustativas detectan los sabores. Algunos estudios han demostrado que la percepción de los sabores básicos, como lo dulce, lo salado y lo amargo, se ve reducida en altitud.
  • Humedad relativa: La baja humedad relativa dentro de la cabina del avión también juega un papel crucial. La sequedad del aire puede dificultar la liberación de moléculas aromáticas, lo que limita nuestra capacidad para detectar los olores de los alimentos.

Estos factores combinados pueden hacer que los alimentos sepan más planos, menos intensos y con un perfil de sabor diferente a cuando se consumen en tierra.

El papel de la cabin pressure en la percepción del sabor

Además de los cambios en la presión y la humedad, la presurización de la cabina de un avión también afecta la forma en que percibimos los sabores.

  • Presurización de la cabina: Durante el ascenso y el descenso, la cabina del avión se presuriza y despresuriza para mantener una altitud de vuelo segura. Estos cambios bruscos de presión pueden irritar las membranas mucosas de la nariz y la boca, lo que dificulta aún más la detección de los sabores y los aromas.
  • Congestión nasal: La presurización también puede causar congestión nasal temporal, lo que limita aún más nuestra capacidad para percibir los olores de los alimentos. Esto se debe a que el olfato y el gusto están estrechamente relacionados, y una reducción en la capacidad olfativa afecta directamente la experiencia gustativa.
Por qué la comida en un avión sabe diferente
Foto: Freepik

¿Cómo influye el ruido del avión en la experiencia gastronómica?

Además de los cambios en la presión y la humedad, el ruido ambiente dentro de un avión también desempeña un papel importante en la percepción del sabor de los alimentos.

  • Ruido constante: El zumbido constante de los motores y la presurización de la cabina crean un entorno ruidoso que puede interferir con nuestra capacidad para disfrutar plenamente de los matices de sabor de la comida.
  • Distracción sensorial: El ruido ambiente actúa como una distracción sensorial, lo que dificulta que nos concentremos en los sabores y aromas de los alimentos. Esto puede hacer que la comida parezca menos sabrosa de lo que realmente es.
  • Adaptación del cerebro: Con el tiempo, nuestro cerebro se adapta al ruido constante del avión y aprende a “filtrar” parte de este estímulo. Sin embargo, esto puede limitar aún más nuestra capacidad para percibir los sutiles matices de sabor de la comida.
avión
Foto: Freepik

La importancia de la textura en la comida de avión

Además de los factores que afectan el sabor y el olfato, la textura de los alimentos también juega un papel crucial en la experiencia gastronómica en un avión.

  • Cambios en la textura: Las condiciones de vuelo, como la presión y la humedad, pueden alterar la textura de los alimentos. Por ejemplo, los alimentos pueden volverse más secos o más blandos de lo habitual.
  • Importancia de la textura: La textura de los alimentos es fundamental para nuestra percepción del sabor. Cuando la textura se ve afectada, puede alterar la sensación general de la comida en la boca, lo que a su vez influye en nuestra experiencia gustativa.
  • Adaptación de los platos: Los chefs y las aerolíneas deben tener en cuenta estos cambios de textura al diseñar los menús de vuelo. Pueden optar por alimentos con texturas más robustas o utilizar técnicas de cocción específicas para mantener la integridad de los platos.

Consejos para disfrutar de una mejor experiencia gastronómica en un avión

Si bien existen factores científicos que afectan el sabor de la comida en un avión, los pasajeros también pueden tomar medidas para mejorar su experiencia gastronómica durante el vuelo.

  • Hidratación adecuada: Beber suficiente agua antes y durante el vuelo puede ayudar a mantener la humedad de las membranas mucosas, lo que facilita la percepción de los sabores y los aromas.
  • Evitar el alcohol: El consumo de alcohol puede exacerbar los efectos de la sequedad del aire y la presión en la cabina, lo que empeora aún más la experiencia gustativa.
  • Elegir alimentos con sabores intensos: Optar por platos con sabores más fuertes, como especias, hierbas o alimentos ahumados, puede ayudar a compensar la disminución de la percepción del gusto.
  • Utilizar condimentos adicionales: No dudes en solicitar condimentos adicionales, como sal, pimienta o salsas, para realzar el sabor de los alimentos.
  • Descansar y relajarse: Estar relajado y descansado puede ayudarte a disfrutar más de la comida en el avión, ya que el estrés y la fatiga pueden afectar la percepción del sabor.
¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados
MaBe Doval