Plantas decorativas navideñas: ¡Cuidado con estas 4!

Las festividades navideñas están a la vuelta de la esquina, y con ellas llega la tradición de decorar nuestras casas con plantas y adornos festivos. Si bien estas adiciones pueden agregar calidez y alegría a nuestro espacio, es importante tener en cuenta que algunas plantas decorativas de Navidad pueden representar más riesgos de los que esperamos. A continuación exploraremos los posibles riesgos para la salud asociados con estas plantas y decoraciones comunes, así como las medidas que podemos tomar para asegurar unas fiestas seguras y libres de preocupaciones.

1. El acebo

Plantas decorativas navideñas: ¡Cuidado con estas 4!
Foto: Freepik

El acebo es una planta decorativa navideña muy popular y tradicional, pero es importante tener en cuenta que su ingestión por parte de animales o niños puede ser tóxica y extremadamente peligrosa. Las toxinas del acebo se encuentran en todas las partes de la planta, incluyendo las flores, las hojas, las bayas y las raíces. La parte más tóxica es la baya, la cual contiene saponinas, glicósidos cianogénicos y taninos que pueden causar malestar estomacal y vómitos.

En algunos casos, la ingestión de acebo puede llevar a convulsiones o incluso al coma debido a la deshidratación. Se recomienda a los padres mantener el acebo fuera del alcance de los niños y las mascotas en la medida de lo posible. En caso de ingestión por parte de un niño o una mascota, es importante contactar al centro de intoxicaciones (o al veterinario en caso de animales) lo más pronto posible para asegurar su seguridad. Además, se recomienda usar guantes protectores al manipular el acebo, ya que sus ramas pueden ser lo suficientemente afiladas como para cortar la piel, y su savia puede causar irritaciones cutáneas en algunos casos.

2. El muérdago

El muérdago es otra planta utilizada como decoración durante la temporada navideña. Sin embargo, es importante destacar que todas las partes del muérdago son tóxicas y contienen toxinas como la foratoxina, la viscumina y la tiramina, las cuales pueden causar náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, disminución de la presión arterial e incluso la muerte si se ingieren en cantidades suficientes.

Aunque el riesgo de envenenamiento por muérdago es relativamente bajo, ya que se requiere de una gran cantidad de bayas para causar daños graves, es importante tomar precauciones al decorar con esta planta. Los dueños de mascotas deben asegurarse de que sus animales no se acerquen al muérdago, ya que los gatos y los perros tienen tendencia a masticar las plantas debido a su sabor y textura. Además, se recomienda a los padres supervisar a los niños pequeños cuando estén decorando con muérdago, ya que los niños curiosos pueden ponerse las bayas en la boca sin darse cuenta de su peligrosidad.

3. La flor de Pascua

Plantas decorativas navideñas: ¡Cuidado con estas 4!
Foto: Freepik

La flor de Pascua (Euphorbia pulcherrima) es una planta ornamental navideña muy popular, ampliamente utilizada para agregar color y alegría a los hogares durante las fiestas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la flor de Pascua puede ser potencialmente tóxica una mascota o un niño la ingieren. Las hojas de la flor de Pascua contienen una savia blanca lechosa que es conocida por causar irritación en la piel o una reacción alérgica al contacto. Algunas personas pueden experimentar picazón o hinchazón después de entrar en contacto con la savia de la flor de Pascua. En casos graves de dermatitis de contacto, puede ser necesario recibir atención médica.

Las flores de Pascua generalmente no representan un riesgo grave para la salud de los humanos, pero pueden causar trastornos digestivos menores si se ingieren en grandes cantidades. Las mascotas pueden presentar síntomas más graves, como vómitos, diarrea e irritación cutánea, después de ingerir flores de Pascua. Por lo tanto, es recomendable mantener a los niños y las mascotas al margen de estas plantas tanto como sea posible.

4. El amaryllis

¡Sí, el amaryllis también es tóxico! Todas las partes de la planta de amaryllis, incluyendo los bulbos, las flores y las hojas, contienen toxinas que pueden ser extremadamente perjudiciales si se consumen. La ingestión de esta planta puede provocar graves síntomas gastrointestinales como náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea.

Además de los problemas gastrointestinales, las toxinas del amaryllis también pueden causar síntomas neurológicos como dolores de cabeza, mareos y confusión. Incluso puede llegar a producir la muerte si se ingieren cantidades suficientemente grandes de amaryllis.

Debido a este peligro potencial, es importante siempre tener cuidado con las plantas que contienen estas toxinas. Si hay niños o mascotas que podrían entrar en contacto con una planta de amaryllis, asegúrate de que sepan que no deben comer ninguna parte de ella. Asegúrate de que todas las partes de la planta estén debidamente fijadas o fuera del alcance para evitar cualquier ingestión accidental.

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados
Angélica Ramos
Botón volver arriba