¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Nutrición

¿Por qué es peligroso lavar el pollo antes de cocinarlo y qué debes hacer en su lugar?

En su lugar, se recomienda seguir prácticas seguras de manipulación y cocción

Durante mucho tiempo, se ha creído que lavar el pollo antes de cocinarlo es una práctica necesaria para eliminar cualquier suciedad o bacteria presente en la carne. Sin embargo, esta creencia es, en realidad, un mito peligroso que puede poner en riesgo la salud de los consumidores.

La idea de lavar el pollo se originó en una época en la que los métodos de procesamiento y manipulación de alimentos no eran tan avanzados como lo son hoy en día. En aquel entonces, lavarlo podría haber sido una forma de eliminar suciedad visible o contaminación evidente. No obstante, la ciencia y las prácticas de seguridad alimentaria han evolucionado, y ahora sabemos que esta práctica puede hacer más daño que bien.

Los peligros de lavar el pollo antes de cocinarlo

Puede, paradójicamente, aumentar el riesgo de contaminación cruzada y la propagación de bacterias dañinas. Cuando se lava el pollo, las salpicaduras de agua pueden dispersar las bacterias presentes en la carne a otras superficies de la cocina, como encimeras, utensilios e incluso a otros alimentos. Esto puede resultar en una mayor exposición a patógenos como Salmonella y Campylobacter, que son comunes en la carne de pollo cruda.

Además, el lavado del pollo no elimina de manera efectiva las bacterias que puedan estar presentes. Estas bacterias se encuentran firmemente adheridas a la superficie de la carne y solo pueden ser destruidas mediante la cocción adecuada a la temperatura correcta.

muslos de pollo cremosos / personas mayores de 50 años / tonificar los brazos / lavar el pollo
Foto: Freepik

Bacterias comunes encontradas en el pollo crudo

El pollo crudo puede contener varias bacterias dañinas, entre las más comunes se encuentran:

  • Salmonella: Esta bacteria puede causar enfermedades gastrointestinales graves, como diarrea, fiebre y vómitos.
  • Campylobacter: Es una de las principales causas de enfermedades transmitidas por los alimentos. Puede provocar diarrea, dolor abdominal y fiebre.
  • Escherichia coli (E. coli): Algunas cepas de E. coli pueden causar intoxicaciones alimentarias, diarrea y, en casos graves, síndrome urémico hemolítico.

Estas bacterias son resistentes a la temperatura ambiente y pueden sobrevivir incluso en condiciones de refrigeración. La única forma efectiva de eliminarlas es mediante la cocción adecuada del pollo.

La importancia de cocinar el pollo a la temperatura adecuada

Para garantizar la seguridad del consumo de pollo, es fundamental cocinar la carne a una temperatura interna mínima de 74°C (165°F). Esta temperatura es suficiente para matar cualquier bacteria dañina que pueda estar presente. Es importante utilizar un termómetro de cocina para verificar que se haya alcanzado la temperatura adecuada en el centro de la pieza de pollo.

Foto: Freepik

Alternativas seguras para limpiar el pollo

  • Descongelar el pollo de manera segura: Descongelar el pollo en el refrigerador o utilizando el microondas, evitando dejar la carne a temperatura ambiente.
  • Limpiar y desinfectar las superficies y utensilios: Lavar con agua y jabón las superficies y utensilios que entren en contacto con el pollo crudo, y desinfectarlos con un limpiador adecuado.
  • Separar el pollo crudo de otros alimentos: Mantener el pollo crudo alejado de otros alimentos, especialmente aquellos que se consumen crudos, como frutas y verduras.
  • Cocinar el pollo a la temperatura adecuada: Utilizar un termómetro de cocina para asegurarse de que el pollo alcance una temperatura interna mínima de 74°C (165°F).

Consejos para manipular y cocinar el pollo de manera segura

Además de las alternativas mencionadas, aquí hay algunos consejos adicionales para manipular y cocinar el pollo de manera segura:

  • Lávate las manos con agua y jabón antes y después de manipular el pollo crudo.
  • Mantén el pollo crudo en un recipiente hermético y en la parte inferior del refrigerador para evitar que los jugos contaminen otros alimentos.
  • Desecha cualquier pollo que haya estado a temperatura ambiente por más de 2 horas.
  • Cocina el pollo hasta que no quede ningún rastro de rosado en el interior y los jugos salgan claros.
  • Evita dejar sobras de pollo a temperatura ambiente por más de 2 horas.
hormigueo en las manos / Enfermedades que se pueden prevenir / fresas - El ‘secreto’ de los japoneses para eliminar las manchas de las manos
Foto: Freepik

Recomendaciones de expertos sobre la preparación del pollo

Los expertos en seguridad alimentaria coinciden en que no se debe lavar el pollo antes de cocinarlo. En su lugar, recomiendan:

  • Descongelar el pollo de manera segura en el refrigerador.
  • Mantener una buena higiene al manipular la carne cruda.
  • Cocinar el pollo a una temperatura interna mínima de 74°C (165°F).
  • Evitar dejar el pollo a temperatura ambiente por más de 2 horas.

Estas prácticas son fundamentales para prevenir la contaminación y reducir el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos.

Recetas deliciosas y seguras para cocinar pollo

Para disfrutar del pollo de manera segura, te presentamos algunas recetas deliciosas y fáciles de preparar:

  • Pollo al horno con hierbas y limón: Sazona un pollo entero con hierbas frescas, limón y ajo, y hornéalo hasta que alcance la temperatura interna adecuada.
  • Brochetas de pollo y verduras a la parrilla: Corta el pollo en trozos, ensártalo en pinchos alternándolo con vegetales frescos y ásalo a la parrilla.
  • Pollo a la naranja con arroz integral: Cocina trozos de pollo en una salsa de naranja, ajo y especias, y sírvelo sobre una cama de arroz integral.

Recuerda siempre verificar la temperatura interna del pollo y seguir las recomendaciones de seguridad para manipular y cocinar la carne de manera adecuada.

5/5 - (2 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados
MaBe Doval