Las mujeres deberían tener varios «hombres» para sentirse realizadas, según un estudio

La poliandria, o la práctica de que una mujer tenga varios esposos, ha sido durante mucho tiempo un tema tabú en nuestra sociedad. Sin embargo, investigaciones recientes sugieren que esta forma de relación podría traer beneficios significativos para las mujeres. Aunque pueda parecer una idea descabellada, la historia de una mujer poliamorosa con cuatro esposos demuestra que algunas personas encuentran plenitud en este estilo de vida. Además, según un artículo publicado por Huffpost, la mitad de las mujeres casadas consideran tener un «esposo de respaldo» en caso de divorcio.

¿Por qué la poliandria podría ser ventajosa para la humanidad?

Según un estudio titulado «Revelar el éxito del apareamiento y probar los principios de Bateman en la población humana» publicado por The Royal Society Publishing, la poliandria podría ser beneficiosa para los hijos. Esta teoría se basa en el hecho de que los hombres producen millones de espermatozoides, mientras que las mujeres solo liberan una cantidad mínima de óvulos. Por lo tanto, para garantizar una reproducción más frecuente y una descendencia saludable, las mujeres podrían beneficiarse al tener múltiples parejas. Además, aquellas que tienen varios esposos pueden contar con un apoyo constante, especialmente en la crianza de los hijos y las tareas diarias.

Un estudio realizado en África occidental, que analizó a 20,000 cazadores-recolectores del pueblo Pimbwe durante 20 años, respalda esta teoría. Durante períodos de escasez, muchos habitantes tendían a practicar la poliandria. El estudio reveló que las mujeres podían cuidar de sus hijos durante la escasez, mientras que los hombres tenían dificultades para protegerlos.

¿Por qué somos monógamos?

Aunque la poliandria puede tener sus ventajas, la monogamia sigue siendo la norma en nuestra especie. Mientras que muchos mamíferos son polígamos, los seres humanos parecen preferir la vida en pareja. Esto puede explicarse por varias razones basadas en la historia de los primates:

  1. Riesgo de infanticidio:

Según un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, el riesgo de infanticidio asociado a la poligamia ha llevado a algunos machos de ciertas especies a cuidar de las madres de su descendencia. Algunos machos atacan a las crías que no son suyas para poder aparearse con las madres. Esta situación ha llevado a algunos primates a optar por relaciones monógamas para proteger a su descendencia.

2. Reproducción:

Según investigadores de la Universidad de Cambridge, la monogamia se vuelve necesaria cuando las hembras muestran hostilidad entre sí. Esto hace que un macho no pueda proteger a varias hembras y se vea obligado a elegir con quién reproducirse, como se revela en un estudio publicado en la revista Science.

3. Influencia hormonal:

Se ha descubierto que una hormona, la oxitocina (conocida como la hormona del amor), juega un papel importante en la monogamia, según un estudio publicado en The Journal of Neuroscience. Los hombres secretan esta hormona cuando se enamoran, lo que crea un vínculo especial que promueve la exclusividad en la relación. La oxitocina no inhibe la atracción, pero evita que el hombre se acerque demasiado y esté disponible para el cortejo.

A pesar de estas explicaciones, es importante tener en cuenta que la monogamia no es una regla absoluta y que las relaciones poliamorosas pueden funcionar para algunas personas. Cada individuo tiene sus propias necesidades y deseos, y es crucial respetar la diversidad de elecciones en materia de relaciones.

En conclusión, si bien la poliandria puede parecer una idea inusual, existen investigaciones y experiencias personales que respaldan sus beneficios para ciertas mujeres. La posibilidad de tener múltiples esposos brinda apoyo y compañía, especialmente en la crianza de los hijos y en las tareas diarias. Sin embargo, también es importante reconocer que la monogamia sigue siendo la norma en nuestra sociedad y que cada individuo tiene el derecho de elegir la forma de relación que mejor se adapte a sus necesidades y deseos.

La diversidad de elecciones y la apertura a diferentes modelos de relación son fundamentales para una sociedad inclusiva y respetuosa. En última instancia, lo más importante es que cada individuo se sienta feliz y realizado en su vida amorosa, sea cual sea el camino que elija seguir.

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados
Angélica Ramos
Botón volver arriba