Nutrición

La leche de vaca no es tan buena como crees y te contamos por qué

La leche de vaca es una compra infaltable en la despensa de muchos hogares en el mundo; y es que desde pequeños crecimos con la idea de que esta bebida es necesaria para el crecimiento, el calcio y muchos beneficios más. Sin embargo, esto no es tan cierto como siempre lo creímos.

Aunque sea difícil de creer, consumir la leche de vaca no es indispensable, incluso puede ser nocivo para la salud. Todo lo contrario a lo que nos enseñaron y acostumbraron. Esta nueva teoría se concluyó a partir de varios estudios sobre el consumo de esta bebida. A partir de ahí, surgieron cinco razones sobre por qué no debes consumirla; aquí te las contamos.

Razones por las que no debes consumir leche de vaca

 1. Puede aumentar el riesgo de cáncer

Diversos estudios científicos determinaron que el consumir leche de vaca aumenta en 30% el riesgo en hombres de padecer cáncer de próstata y en las mujeres cáncer de ovarios. Los especialistas Jane Plant y Daniel Cramer, de la universidad de Harvard, presentaron pruebas de que el alto consumo de leche también se relaciona en el incremento de las posibilidades de desarrollar cáncer de mama, colon y estómago. Todo esto en relación a que en la sangre se aumenta la producción de IGF-1, la cual es señalada como la propiciadora de células cancerosas.

2.    Aumenta la propabilidad de infecciones vaginales

Los médicos suelen desaconsejar el consumo de leche de vaca, especialmente en momentos de gripes porque esta aumenta la mucosidad en el cuerpo humano y además las mujeres que la consumen son las más afectadas con secreciones e infecciones vaginales. Este tipo de padecimientos, sino se tratan adecuadamente, derivan en problemas mayores como desarrollo de quistes y tumores en los ovarios, comprometiendo así la fertilidad o salud del bebé si está embarazada.

3.    Produce mala digestión

En muchos países es de dominio popular que la leche afecta el estómago, por lo cual muchos la evitan al estar con malestar estomacal y es que la proteína animal, presente en la leche de vaca afecta el PH de la sangre haciendo que el cuerpo humano se vuelva intolerante o resista menos ciertos alimentos, aumentando así la frecuencia de diarreas y malestar en el estómago.

4.   Contiene bacterias

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, estipuló que al menos 200.000 células blancas muertas están presentes en ¡cada mililitro de leche! Además, esta contiene pus y sangre animal de las ubres de las vacas.

5.    Causa problemas de circulación

Es rica en grasas que se alojan en las arterias del ser humano, dificultando la circulación de la sangre. Además es alta en colesterol, ambas características con los ingredientes principales para enfermedades cardiovasculares.

Las opciones más saludables por las que puedes suplir la leche de vaca, son las leches de origen vegetal como la de coco o almendras, siempre manteniendo el equilibrio como base fundamental para que junto a tus seres queridos estén totalmente saludables.

También te puede interesar leer: Conoce los síntomas del cáncer de garganta y cómo prevenirlo

Síguenos en Google Noticias

Botón volver arriba