La forma más sorprendente de reducir los síntomas de la menopausia

La menopausia es una etapa de la vida de las mujeres que puede estar acompañada de síntomas incómodos y desagradables como las sofocos, la fatiga, la ansiedad y los trastornos del sueño. Sin embargo, un estudio realizado por investigadores del University College de Londres ha encontrado una solución sorprendente para aliviar estos síntomas: nadar regularmente en agua fría.

Síntomas físicos de la menopausia

La menopausia puede causar una variedad de síntomas físicos que pueden afectar la calidad de vida de una mujer. Algunos de los síntomas físicos más comunes incluyen sofocos, sudores nocturnos, sequedad vaginal, cambios en el ciclo menstrual, aumento de peso, cambios en la piel y el cabello, y disminución de la densidad ósea. Estos síntomas pueden variar de leves a graves y pueden durar de unos pocos meses a varios años.

Síntomas emocionales y psicológicos de la menopausia

Además de los síntomas físicos, muchas mujeres experimentan síntomas emocionales y psicológicos durante la menopausia. Estos síntomas pueden incluir cambios de humor, irritabilidad, ansiedad, depresión, dificultad para concentrarse y problemas de memoria. Estos cambios pueden ser desconcertantes y difíciles de manejar, pero es importante recordar que son parte del proceso natural de la menopausia.

El impacto positivo de la natación en agua fría en los síntomas de la menopausia

En este estudio, se analizó a 1200 mujeres en etapa de menopausia y se descubrió que nadar en agua fría de manera regular reducía significativamente los síntomas de la menopausia. Investigaciones anteriores ya habían demostrado que el agua fría mejora el estado de ánimo y reduce el estrés en los nadadores al aire libre, así como en los atletas que utilizan baños de hielo para ayudar en la recuperación muscular.

Los beneficios de la natación para la salud física y mental - ¿Cuántas calorías se queman en 30 minutos de natación? / acelerar tu metabolismo
Foto: Freepik

Joyce Harper, autora principal del estudio, afirma: «Nuestro estudio muestra que nadar en agua fría puede ser una forma efectiva para que las mujeres alivien los síntomas físicos de la menopausia, como los sofocos y dolores musculares». Además de los beneficios físicos, la natación en agua fría también demostró mejorar otros síntomas relacionados con la menopausia, como la ansiedad, los cambios de humor y la irritabilidad.

El impacto emocional de nadar en agua fría durante la menopausia

Según las mujeres encuestadas en el estudio, el 46,7% afirmó que nadar en agua fría mejoró su ansiedad, mientras que el 37,7% mencionó una mejora en sus cambios de humor y el 37,6% experimentó una reducción en su irritabilidad. Además, estas mujeres describieron la natación en agua fría como una experiencia que proporcionaba un alivio inmediato del estrés y la ansiedad, y la describieron como una forma de «sanación».

La ciencia detrás del alivio de los síntomas de la menopausia

Los investigadores creen que la natación en agua fría tiene un efecto positivo en los síntomas de la menopausia debido a varios factores. En primer lugar, el agua fría ayuda a regular la temperatura corporal, lo que puede reducir la frecuencia e intensidad de los sofocos. Además, el contacto con el agua fría puede estimular la liberación de endorfinas, conocidas como las «hormonas de la felicidad», lo que contribuye a mejorar el estado de ánimo y reducir la ansiedad.

Cómo incorporar la natación en agua fría en tu rutina diaria

La forma más sorprendente de reducir los síntomas de la menopausia
Foto: Freepik

Si estás interesada en probar este método para aliviar los síntomas de la menopausia, es importante hacerlo de manera segura y gradual. Aquí tienes algunos consejos para comenzar:

  • Consulta a tu médico: Antes de comenzar cualquier nuevo programa de ejercicios, especialmente si tienes alguna afección médica, es importante hablar con tu médico para asegurarte de que la natación en agua fría es segura para ti.

  • Encuentra una piscina adecuada: Busca una piscina que tenga una temperatura adecuada para tus necesidades. No todas las piscinas tienen agua fría, así que asegúrate de encontrar una que se ajuste a tus preferencias.

  • Comienza de manera gradual: Si eres nueva en la natación en agua fría, comienza poco a poco y aumenta la duración y la intensidad de tus sesiones a medida que te sientas más cómoda.

  • Escucha a tu cuerpo: Si experimentas alguna molestia o malestar durante la natación en agua fría, detente y descansa. No te exijas más de lo necesario y respeta los límites de tu cuerpo.

La natación en agua fría puede ser una forma sorprendente y efectiva de aliviar los síntomas de la menopausia. Además de reducir los sofocos y los dolores musculares, nadar en agua fría también puede mejorar el estado de ánimo, reducir la ansiedad y proporcionar un alivio inmediato del estrés. Si estás buscando una forma natural y refrescante para combatir los síntomas de la menopausia, ¡prueba la natación en agua fría y descubre sus beneficios para ti misma!

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados
Angélica Ramos
Botón volver arriba