Adiós a los hongos en las uñas: Cómo prevenir y tratar la onicomicosis

La onicomicosis, comúnmente conocida como hongos en las uñas, es una infección fúngica que afecta a las uñas tanto de las manos como de los pies. Es una afección frecuente y se calcula que la padece más del 10% de la población. Está causada por hongos que proliferan en ambientes cálidos y húmedos. La onicomicosis puede ser una afección embarazosa e incómoda, pero la buena noticia es que puede prevenirse y tratarse. En este artículo hablaremos de las causas, los síntomas, los factores de riesgo, la prevención, los remedios caseros, los tratamientos médicos y los tratamientos de venta libre para la onicomicosis.

Causas de la onicomicosis

La onicomicosis está causada por hongos que invaden el lecho ungueal y crecen en la lámina ungueal. El tipo más común de hongo que causa la onicomicosis es el dermatofito. Otros tipos de hongos que pueden causar onicomicosis son la levadura y el moho. Los hongos que causan la onicomicosis prosperan en ambientes cálidos y húmedos, como piscinas, gimnasios y duchas. Las personas con un sistema inmunitario debilitado, diabetes o mala circulación son más propensas a la onicomicosis.

Síntomas de la onicomicosis

Los síntomas de la onicomicosis incluyen uñas engrosadas, uñas descoloridas, uñas quebradizas, uñas deformadas, uñas malolientes y separación de la uña del lecho ungueal. La uña afectada también puede doler, lo que dificulta caminar o utilizar las manos. En casos graves, la uña puede caerse.

Factores de riesgo

Ciertos factores aumentan el riesgo de desarrollar onicomicosis. Entre ellos se incluyen la edad, el sexo, la genética, las afecciones médicas subyacentes, una higiene deficiente de los pies, el uso de calzado apretado y la exposición a ambientes cálidos y húmedos. Las personas con un sistema inmunitario debilitado, como las que padecen VIH/SIDA, corren un mayor riesgo de desarrollar onicomicosis.

Prevención

La prevención de la onicomicosis implica tomar algunas medidas sencillas para reducir el riesgo de infección. Estas medidas incluyen mantener las uñas limpias y secas, llevar zapatos que se ajusten bien y permitan que los pies respiren, cambiar de calcetines y zapatos con regularidad, evitar caminar descalzo en zonas públicas y no compartir cortaúñas ni otros objetos personales. También es importante mantener una buena higiene de los pies y evitar el uso de uñas artificiales o esmalte de uñas, ya que pueden atrapar la humedad y crear un caldo de cultivo para los hongos.

Remedios caseros para la onicomicosis

Existen varios remedios caseros que pueden ayudar a tratar la onicomicosis. Estos incluyen remojar las uñas afectadas en una solución de partes iguales de vinagre y agua durante 15-20 minutos al día, aplicar aceite de árbol de té en las uñas afectadas, aplicar una mezcla de bicarbonato de sodio y agua en las uñas afectadas y aplicar una mezcla de peróxido de hidrógeno y agua en las uñas afectadas. Es importante tener en cuenta que los remedios caseros pueden tardar más en mostrar resultados y pueden no ser tan eficaces como los tratamientos médicos.

Tratamientos médicos para la onicomicosis

Los tratamientos médicos para la onicomicosis incluyen la prescripción de medicamentos antifúngicos y la terapia con láser. Los medicamentos antimicóticos más recetados para la onicomicosis son la terbinafina y el itraconazol. Estos medicamentos se toman por vía oral y pueden tardar varios meses en dar resultados. La terapia con láser consiste en el uso de un láser para calentar la uña, lo que mata los hongos. Este tratamiento puede requerir varias sesiones y puede resultar caro.

Tratamientos sin receta

Los tratamientos de venta libre para la onicomicosis incluyen esmaltes y cremas antimicóticos. El esmalte de uñas antifúngico de venta libre más utilizado es el ciclopirox. Este esmalte se aplica a las uñas afectadas una o dos veces al día durante varios meses. Las cremas antimicóticas de venta sin receta, como el clotrimazol y el miconazol, también pueden utilizarse para tratarla. Estas cremas se aplican a las uñas afectadas dos veces al día durante varios meses.

En conclusión, la onicomicosis es una infección fúngica frecuente que afecta a las uñas de manos y pies. Puede ser una afección embarazosa e incómoda, pero puede prevenirse y tratarse. Tomar medidas sencillas para reducir el riesgo de infección, como mantener una buena higiene de los pies y evitar los ambientes cálidos y húmedos, puede ayudar a prevenirla. Los remedios caseros y los tratamientos de venta libre pueden proporcionar alivio, pero los tratamientos médicos, como los medicamentos antimicóticos recetados y la terapia con láser, pueden ser necesarios para los casos graves. Si sospecha que tiene onicomicosis, es importante que consulte a un profesional sanitario para obtener un diagnóstico y un tratamiento adecuados.

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados
Angélica Ramos
Botón volver arriba