Este es el hueso con el que ya no nacen los humanos

Los científicos han especulado mucho sobre por qué los humanos son una de las pocas especies que no lo tienen

La evolución humana, una travesía que ha abarcado millones de años, es un proceso que despierta asombro y fascinación. Es una historia de cambio y adaptación, de supervivencia y progresión. Uno de los aspectos más intrigantes de este proceso es la adaptación de los humanos a los cambios, lo que ha producido que algunos órganos y huesos desaparecieran, ya que no son funcionales.

Y es que, de acuerdo con la University College de Londres y un estudio que realizaron dos investigadores, los humanos perdieron en el proceso evolutivo un hueso, que algunos chimpancés conservan.

Báculo: el hueso con el que ya no nacen los humanos

El báculo es un hueso que se encuentra en el pene de muchos mamíferos, pero los humanos son una excepción. Este hueso, que a menudo desempeña un papel crucial en el apareamiento de ciertas especies, evolucionó por primera vez en los mamíferos entre 145 y 95 millones de años.

También conocido como el hueso peneano, es un hueso que se encuentra en el pene de otros primates, como los monos y los bonobos. Es un componente estructural que ayuda a mantener la rigidez durante el apareamiento. Sin embargo, en algún punto de nuestra historia evolutiva, los humanos dejaron de nacer con este hueso.

Este es el hueso con el que ya no nacen los humanos
Foto: Freepik

¿Por qué desapareció?

Los científicos han especulado mucho sobre por qué los humanos son una de las pocas especies que no tienen un báculo. Algunas teorías sugieren que la falta de un báculo puede haber sido una adaptación para promover la monogamia, ya que el báculo a menudo se utiliza para prolongar el apareamiento en otras especies. En contraste, la ausencia de un báculo en los humanos podría indicar una preferencia evolutiva por parejas sexuales de corta duración, en lugar de apareamientos largos y prolongados.

“Nuestros hallazgos sugieren que el báculo juega un papel importante en el apoyo a las estrategias reproductivas masculinas en especies donde los machos enfrentan altos niveles de competencia sexual poscopuladora. Prolongar la intromisión ayuda al macho a proteger a la hembra de aparearse con cualquier competidor, aumentado las posibilidades de transmitir su material genético”, afirmó Matilda Brindle, autora e investigadora del estudio.

¿Qué significa esta ausencia para los humanos hoy en día?

Aunque no tenemos un báculo, los hombres aún pueden tener erecciones y participar en actividades sexuales. Sin embargo, la ausencia de este hueso significa que los hombres humanos pueden experimentar problemas de erección. Aunque el báculo puede no ser esencial para la reproducción humana, su ausencia es un recordatorio fascinante de cómo hemos evolucionado como especie.

También puede tener implicaciones para nuestra comprensión de la salud sexual masculina. Algunos estudios han sugerido que la ausencia de un báculo puede estar relacionada con problemas de disfunción eréctil en los hombres. Aunque se necesita más investigación para confirmar esta teoría, es una posibilidad intrigante.

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados
MaBe Doval
Botón volver arriba