¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Salud

Enfermedad inflamatoria intestinal: causas, prevención y dieta

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es una afección crónica que afecta el tracto gastrointestinal. Se puede manifestar en dos formas: como la enfermedad de Crohn y como la colitis ulcerosa. Ambas afecciones son similares en sus síntomas, pero se diferencian en la parte del tracto gastrointestinal que afectan.

La EII es una enfermedad inflamatoria crónica que puede afectar a cualquier persona, independientemente de su edad, género o raza. Aunque la causa exacta de la EII aún no se conoce, se cree que una combinación de factores genéticos y ambientales puede desencadenar la condición.

Causas de la Enfermedad inflamatoria intestinal

Los estudios han demostrado que la Enfermedad inflamatoria intestinal puede ser hereditaria, lo que significa que si tienes un padre o hermano con EII, tienes más posibilidades de desarrollar la condición. Otros factores de riesgo incluyen el tabaquismo, la dieta y la edad. Las personas que fuman o tienen una dieta rica en grasas y carnes rojas tienen un mayor riesgo de desarrollar EII.

Además de estos factores de riesgo, hay otros factores que pueden aumentar las posibilidades de desarrollar EII. Uno de ellos es el uso frecuente de antibióticos, ya que esto puede alterar la flora intestinal y aumentar el riesgo de inflamación. También se ha demostrado que el estrés crónico puede aumentar la inflamación en el cuerpo, lo que puede aumentar el riesgo de desarrollar EII.

Prevención

La prevención de la EII es un tema importante a considerar. Aunque no hay una forma segura de prevenir la EII, hay ciertas medidas que puedes tomar para reducir el riesgo de desarrollar la condición.

Evitar el tabaquismo es especialmente importante, ya que fumar puede aumentar significativamente el riesgo de desarrollar EII. Además, una dieta saludable y equilibrada que incluya muchas frutas, verduras y granos enteros puede ayudar a prevenir la inflamación en el tracto gastrointestinal y reducir el riesgo de desarrollar EII. Si tienes antecedentes familiares de EII, es importante hablar con tu médico para descubrir si necesitas realizar pruebas adicionales.

Otros factores que pueden reducir el riesgo de desarrollar EII incluyen realizar ejercicio regularmente, mantener un peso saludable y evitar el uso excesivo de antiinflamatorios no esteroideos (AINES).

Dieta

La dieta juega un papel importante en el manejo de la EII. Hay algunos consejos dietéticos que pueden ayudar a aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas que padecen esta afección:

  • Evitar alimentos fritos y grasos
  • Limitar la ingesta de lácteos
  • Evitar alimentos picantes y condimentados
  • Consumir alimentos ricos en fibra
  • Beber mucha agua

Si tienes EII, es importante trabajar con un dietista registrado para desarrollar un plan de alimentación que funcione para ti y que te proporcione todos los nutrientes que necesitas. Un dietista registrado puede ayudarte a identificar qué alimentos empeoran tus síntomas y encontrar alimentos alternativos que sean más fáciles de digerir.

Tratamiento

El tratamiento de la EII depende de la gravedad de los síntomas y de la parte del tracto gastrointestinal que esté afectada. Los medicamentos pueden ayudar a reducir la inflamación y a aliviar los síntomas. Los medicamentos comunes incluyen antiinflamatorios, inmunomoduladores y terapias biológicas. En algunos casos, la cirugía puede ser necesaria para extirpar las partes del tracto gastrointestinal que están gravemente afectadas.

Viviendo con Enfermedad inflamatoria intestinal

La EII puede ser una afección difícil de vivir, pero con el tratamiento adecuado y los cambios en el estilo de vida, es posible llevar una vida plena y activa. Es importante buscar ayuda médica si experimentas síntomas de EII para recibir el tratamiento adecuado lo antes posible.

Además de trabajar con un médico y un dietista registrado, hay otras formas en que puedes manejar la EII. Una de ellas es reducir el estrés. El estrés puede desencadenar síntomas de EII, por lo que es importante encontrar formas de reducirlo, como hacer ejercicio regularmente, practicar la meditación o la respiración profunda, y buscar apoyo emocional.

También es importante educarse sobre la EII y conectarse con otras personas que la padecen. Hay muchas organizaciones y grupos de apoyo que pueden proporcionar información y recursos útiles.

Te puede interesar también: Conoce estas dietas saludables para bajar de peso

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados