¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Bienestar

¡Tenga cuidado! esta es la temperatura ideal del agua para bañarse luego de hacer ejercicio

Lo más importante es escuchar a tu cuerpo y hacer lo que te haga sentir mejor

Uno de los debates comunes entre los amantes del ejercicio es si es mejor bañarse con agua fría o caliente después de una sesión de entrenamiento. La respuesta a esta pregunta puede variar dependiendo de diversos factores y preferencias personales.

Bañarse con agua fría después de hacer ejercicio tiene sus beneficios. El agua fría ayuda a reducir la inflamación muscular y disminuir la sensación de dolor. Además, puede ayudar a acelerar la recuperación muscular al mejorar la circulación sanguínea y reducir el estrés en los músculos.

Al exponer el cuerpo a bajas temperaturas, se produce un efecto vasoconstrictor que ayuda a reducir la inflamación y el dolor muscular. Además, el agua fría puede ayudar a eliminar el ácido láctico acumulado durante el ejercicio intenso, lo que contribuye a una recuperación más rápida.

mujer relajando en jacuzzi / baños de hielo / agua fría o caliente
Foto: Freepik

Por otro lado, bañarse con agua caliente también tiene sus ventajas. El calor del agua caliente ayuda a relajar los músculos y aliviar la tensión acumulada durante el ejercicio intenso. Además, puede proporcionar una sensación reconfortante y relajante, lo que puede ser especialmente beneficioso para aquellos que prefieren una sensación de relajación después de hacer ejercicio. El agua caliente también puede mejorar la flexibilidad muscular, facilitando la recuperación y previniendo lesiones.

agua fría o caliente
Foto: Freepik

La elección entre agua fría o caliente para bañarse después de hacer ejercicio es en última instancia una cuestión de preferencia personal. Algunas personas pueden encontrar que una ducha fría les ayuda a sentirse revitalizadas y enérgicas, mientras que otras prefieren la calidez y el confort de una ducha caliente. Además, también se puede tener en cuenta la temperatura ambiente y la sensación personal de cada individuo.

Es importante tener en cuenta que cada persona es diferente y puede tener diferentes necesidades y preferencias. Lo más importante es escuchar a tu cuerpo y hacer lo que te haga sentir mejor. Si te sientes bien y te ayuda a recuperarte después del ejercicio, entonces esa es la opción correcta para ti.

3.6/5 - (5 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados
MaBe Doval