¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Estilo de vida

¿Cuántas veces hay que lavarse las manos al día y cómo hacerlo correctamente?

Lavarse las manos regularmente es una de las formas más sencillas y efectivas de prevenir la propagación de enfermedades infecciosas. Nuestras manos son el principal punto de contacto con el mundo exterior, y pueden acumular una gran cantidad de gérmenes, bacterias y virus que pueden ser perjudiciales para nuestra salud.

Al lavarse las manos de manera adecuada, se elimina gran parte de esta suciedad y se reduce significativamente el riesgo de contraer o transmitir enfermedades. Esto es especialmente importante en entornos como hospitales, escuelas y lugares de trabajo, donde la higiene de las manos puede marcar la diferencia entre la salud y la enfermedad.

Además, mantener una buena higiene de manos también puede tener beneficios a largo plazo, como una mejor calidad de vida y una mayor longevidad. Al reducir la exposición a patógenos, se disminuye la probabilidad de desarrollar problemas de salud graves como infecciones, enfermedades respiratorias y gastrointestinales.

Beneficios de lavarse las manos correctamente

Cuántas veces hay que lavarse las manos al día
Foto: Freepik

Lavarse las manos de manera adecuada y regular ofrece una amplia gama de beneficios para la salud:

  1. Prevención de enfermedades infecciosas: Al eliminar los gérmenes y bacterias de las manos, se reduce significativamente el riesgo de contraer y transmitir enfermedades como el resfriado común, la gripe, la diarrea y otras infecciones.
  2. Mejora de la salud general: Una buena higiene de manos puede ayudar a prevenir problemas de salud más graves, como infecciones respiratorias, gastrointestinales y de la piel.
  3. Protección de grupos vulnerables: Lavarse las manos correctamente es especialmente importante para proteger a personas con sistemas inmunitarios débiles, como niños pequeños, ancianos y personas con enfermedades crónicas.
  4. Reducción del ausentismo laboral y escolar: Al evitar enfermedades infecciosas, se disminuye el número de días perdidos por enfermedad, lo que beneficia tanto a los empleados como a los estudiantes.
  5. Mejora de la higiene personal: Una buena higiene de manos contribuye a una imagen más limpia y cuidada, lo que puede tener un impacto positivo en la autoestima y las relaciones sociales.

Cómo lavarse las manos correctamente

Lavarse las manos de manera adecuada implica seguir una serie de pasos específicos:

  1. Mójese las manos con agua tibia: Asegúrese de que el agua esté a una temperatura agradable, ni demasiado caliente ni demasiado fría.
  2. Aplique jabón: Use una cantidad suficiente de jabón, preferiblemente uno suave y sin perfumes, que ayude a eliminar la suciedad y los gérmenes.
  3. Frote las manos durante al menos 20 segundos: Asegúrese de lavar bien todas las superficies de las manos, incluyendo las palmas, el dorso, los dedos y las uñas.
  4. Enjuague bien con agua: Asegúrese de eliminar todo el jabón de las manos.
  5. Séquese las manos con una toalla limpia o un secador de aire: Evite sacudir las manos, ya que esto puede dispersar los gérmenes.
hormigueo en las manos / Enfermedades que se pueden prevenir / fresas - El ‘secreto’ de los japoneses para eliminar las manchas de las manos
Foto: Freepik

Es importante recordar que la técnica de lavado de manos es tan importante como la frecuencia. Una técnica adecuada ayuda a garantizar que se eliminan eficazmente los gérmenes y las bacterias.

¿Cuántas veces al día es necesario lavarse las manos?

La frecuencia con la que se deben lavar las manos depende de diversos factores, como el tipo de actividad que se esté realizando, el entorno en el que se encuentra y el riesgo de exposición a gérmenes. En general, se recomienda lavarse las manos en las siguientes situaciones:

  • Antes de comer o preparar alimentos
  • Después de usar el baño
  • Después de toser, estornudar o sonarse la nariz
  • Después de tocar superficies comunes, como pomos de puertas, teléfonos o teclados
  • Después de realizar actividades al aire libre o en entornos sucios
  • Antes y después de cuidar a una persona enferma
  • Antes de aplicar o quitarse el maquillaje
  • Después de manipular dinero

Idealmente, se debe lavar las manos al menos 5-10 veces al día, y siempre que se haya entrado en contacto con algo que pueda contener gérmenes o suciedad. En situaciones de mayor riesgo, como durante una pandemia, se recomienda lavarse las manos con mayor frecuencia.

El uso de jabón y agua vs. desinfectante de manos

Tanto el uso de jabón y agua como el de desinfectante de manos a base de alcohol son efectivos para eliminar gérmenes y bacterias de las manos. Sin embargo, cada uno tiene sus propias ventajas y desventajas:

Jabón y agua:

  • Elimina eficazmente la suciedad, los gérmenes y los residuos de las manos.
  • Es más efectivo para eliminar ciertos tipos de gérmenes, como los virus con envoltura.
  • Puede ser más accesible y económico que el desinfectante de manos.
  • Requiere más tiempo y acceso a un lavabo.

Desinfectante de manos a base de alcohol:

  • Mata rápidamente la mayoría de los gérmenes y bacterias.
  • Es más conveniente y portátil que el lavado con agua y jabón.
  • Puede ser más efectivo en situaciones en las que no se tiene acceso a un lavabo.
  • Puede resecar la piel si se usa en exceso.

En general, se recomienda usar jabón y agua siempre que sea posible, ya que es la forma más efectiva de eliminar la suciedad y los gérmenes de las manos. Sin embargo, el desinfectante de manos a base de alcohol puede ser una alternativa práctica cuando no se tiene acceso a un lavabo.

Mitos y realidades sobre lavarse las manos

Cuántas veces hay que lavarse las manos al día
Foto: Freepik

A pesar de la importancia del lavado de manos, existen algunos mitos y creencias erróneas que pueden dificultar la adopción de una buena higiene de manos. Algunos de estos mitos y realidades son:

Mito: Lavarse las manos con agua fría es tan efectivo como con agua tibia. Realidad: El agua tibia es más efectiva para eliminar la suciedad y los gérmenes de las manos.

Mito: El uso excesivo de desinfectante de manos puede debilitar el sistema inmunitario. Realidad: El uso moderado de desinfectante de manos no debilita el sistema inmunitario. De hecho, puede ayudar a prevenir enfermedades.

Mito: Lavarse las manos con jabón y agua no es necesario si se usan guantes. Realidad: Los guantes no sustituyen el lavado de manos, ya que pueden contener gérmenes y transmitirlos a otras superficies.

Mito: Lavarse las manos solo es importante en entornos médicos o de atención sanitaria. Realidad: La buena higiene de manos es importante en todos los entornos, tanto en el hogar como en el trabajo y en lugares públicos.

Es importante desmitificar estas creencias erróneas y promover una comprensión clara de la importancia del lavado de manos en la prevención de enfermedades.

La importancia de enseñar a los niños a lavarse las manos

Enseñar a los niños desde una edad temprana la importancia de lavarse las manos correctamente es fundamental para fomentar hábitos de higiene saludables que perduren a lo largo de su vida.

Los niños son especialmente vulnerables a las enfermedades infecciosas, ya que sus sistemas inmunitarios aún se están desarrollando. Además, tienden a estar en contacto constante con superficies y objetos que pueden contener gérmenes.

Al enseñar a los niños a lavarse las manos de manera regular y adecuada, se les brinda herramientas esenciales para proteger su salud y la de quienes los rodean. Esto incluye:

  • Explicar la importancia de la higiene de manos de manera sencilla y adaptada a su edad.
  • Demostrar y practicar la técnica de lavado de manos correcta.
  • Fomentar el hábito de lavarse las manos en momentos clave, como antes de comer o después de jugar.
  • Hacer del lavado de manos una actividad divertida y motivadora, mediante canciones, juegos o recompensas.
  • Ser un modelo a seguir, demostrando un buen ejemplo de higiene de manos.

Al inculcar estos hábitos desde la infancia, se contribuye a desarrollar una conciencia sobre la importancia de la higiene personal que perdurará en la vida adulta, beneficiando la salud y el bienestar de los niños a largo plazo.

Lavarse las manos en el trabajo y en lugares públicos

¿Realmente es mala idea secarse las manos con secadores de aire caliente?
Foto: Shutterstock

Mantener una buena higiene de manos es crucial no solo en el hogar, sino también en el entorno laboral y en lugares públicos. Esto se debe a que en estos espacios se tiene un mayor contacto con superficies y objetos compartidos, lo que aumenta el riesgo de exposición a gérmenes y enfermedades.

En el lugar de trabajo, es importante que los empleados se laven las manos con frecuencia, especialmente:

  • Antes de manipular alimentos o bebidas
  • Después de usar el baño
  • Después de toser, estornudar o sonarse la nariz
  • Después de manipular dinero o documentos
  • Después de realizar tareas que impliquen contacto con superficies comunes

Asimismo, en lugares públicos como centros comerciales, restaurantes, transporte público y eventos, es fundamental mantener una buena higiene de manos. Algunas recomendaciones clave son:

  • Llevar siempre consigo un desinfectante de manos a base de alcohol para usarlo cuando no se tenga acceso a un lavabo.
  • Evitar tocarse la cara, los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar.
  • Lavarse las manos después de manipular objetos de uso común, como pasamanos, manijas de puertas o dinero.
  • Promover el lavado de manos entre los niños y acompañantes en lugares públicos.

Al fomentar una cultura de higiene de manos en el trabajo y en espacios públicos, se contribuye a crear entornos más saludables y seguros para todos.

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados
Angélica Ramos