¿Cómo puedo saber si mi bebé tiene cólicos?

Los bebés recién nacidos suelen llorar, pero si tu pequeño llora desconsoladamente sin motivo aparente, es posible que esté experimentando cólicos del lactante. Estos episodios de llanto intenso y prolongado pueden ser agotadores tanto para el bebé como para los padres. En este artículo, te proporcionaremos información sobre los síntomas más comunes del cólico del lactante y te ofreceremos algunas estrategias para aliviar los síntomas y ayudar a tu bebé a superar esta etapa difícil.

¿Qué es el cólico del lactante?

El cólico del lactante se define como llorar durante más de tres horas al día, durante más de tres días a la semana, durante al menos tres semanas. Aproximadamente el 40% de los bebés lactantes experimentan cólicos, que generalmente comienzan alrededor de las seis semanas de vida y desaparecen alrededor de las doce semanas.

Síntomas del cólico del lactante

Los cólicos del lactante se caracterizan por episodios de llanto intenso y prolongado sin una causa aparente. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • Llanto sin motivo aparente, incluso después de haber sido alimentado y cambiado.
  • Llanto intenso y desgarrador, como si el bebé estuviera experimentando dolor.
  • Enrojecimiento del rostro durante los episodios de llanto.
  • Contracción de los puños, arqueo de las piernas y espalda, y endurecimiento de los brazos.
¿Cómo puedo saber si mi bebé tiene cólicos?
Foto: Freepik

Es importante tener en cuenta que los bebés que sufren de cólicos no están enfermos y generalmente tienen un apetito normal y producen heces normales. Sin embargo, si tu bebé presenta una succión debilitada, pérdida de apetito, pérdida de peso o vómitos constantes, es importante consultar con el pediatra para descartar cualquier problema de salud subyacente.

Posibles causas del cólico del lactante

Los expertos aún no han llegado a un consenso sobre las causas exactas del cólico del lactante. Sin embargo, se han propuesto varias teorías, entre las cuales se incluyen:

  • Intolerancia a la leche de vaca.
  • Intolerancia a ciertos ingredientes de las fórmulas lácteas.
  • Consumo de alimentos por parte de la madre durante la lactancia que pueden causar cólicos, como lácteos, soja, huevos o productos de trigo.
  • Acumulación de gases debido a movimientos gastrointestinales.
  • Acumulación de aire en el aparato gástrico del bebé debido a la ingestión accidental durante el llanto.
  • Desarrollo del sistema nervioso y adaptación del bebé al mundo exterior.
  • Avance irregular de los alimentos a través del sistema digestivo del bebé.
  • Reflujo gastroesofágico no diagnosticado.
  • Diferencias en el temperamento y la personalidad de los bebés.
  • Posible relación entre el cólico y la migraña.

Estrategias para aliviar los cólicos del lactante

biberón
Foto Freepik

Aunque no existe un tratamiento único que haya demostrado ser efectivo para aliviar los cólicos del lactante, existen varias estrategias que pueden ayudar a hacer que tanto tú como tu bebé se sientan más cómodos durante estos episodios. Algunas de estas estrategias incluyen:

1. Eliminar la ingesta de aire durante la alimentación

Si alimentas a tu bebé con biberón, puedes utilizar biberones anticólicos diseñados para reducir la ingesta de aire durante la alimentación. Estos biberones están diseñados con características especiales, como válvulas de aire, que ayudan a prevenir la acumulación de gases.

Si estás amamantando a tu bebé, es posible que desees hablar con tu médico sobre posibles cambios en tu dieta que puedan ayudar a reducir los cólicos. Algunas madres han encontrado alivio al eliminar ciertos alimentos de su dieta, como lácteos, soja, huevos y trigo.

2. Cambiar la posición del bebé

Cuando tu bebé comience a llorar debido a los cólicos, cambiar su posición puede ayudar a aliviar su malestar. Intenta sentarlo, pararlo o incluso caminar con él en tus brazos. Algunos bebés encuentran consuelo cuando están en movimiento, por lo que puedes intentar mecerlo en una mecedora o llevarlo en un portabebés.

3. Masajes y estiramientos suaves

Realizar masajes y estiramientos suaves en el abdomen de tu bebé puede ayudar a aliviar los cólicos. Coloca a tu bebé boca arriba y masajea suavemente su barriga en movimientos circulares. También puedes doblar sus piernas suavemente hacia su pecho para estirar los músculos abdominales.

4. Uso de chupones especiales

Algunos chupones están diseñados específicamente para bebés con cólicos, permitiéndoles succionar de manera adecuada mientras alivian la presión en el abdomen. Habla con tu médico para obtener recomendaciones sobre el uso de chupones especiales para tu bebé.

¿Cómo puedo saber si mi bebé tiene cólicos?
Foto: Freepik

5. Ambiente tranquilo

Crear un ambiente tranquilo y relajante puede ayudar a calmar a tu bebé durante los episodios de cólico. Intenta llevar a tu bebé a una habitación tranquila y tenue, y considera la posibilidad de poner música suave o utilizar ruido blanco para crear un ambiente relajante.

6. Autocuidado

Cuidar de un bebé con cólicos puede ser estresante y agotador, por lo que es importante que también te cuides a ti misma. No te culpes a ti misma ni a tu bebé por los episodios de llanto, y recuerda que esta etapa pasará. Si necesitas un descanso, no dudes en pedir ayuda a familiares, amigos o cuidadores de confianza.

En conclusión, el cólico del lactante puede ser una experiencia desafiante tanto para el bebé como para los padres. Aunque no existe una solución única para los cólicos, implementar estrategias para aliviar los síntomas y brindar apoyo emocional tanto al bebé como a los padres puede hacer que esta etapa sea más llevadera. Recuerda que los cólicos del lactante son temporales y que tu bebé superará esta fase con el tiempo. Si tienes alguna preocupación o si los síntomas persisten, no dudes en consultar a tu pediatra para obtener orientación adicional.

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados
Angélica Ramos
Botón volver arriba