Cómo hacer una trampa casera para las hormigas

Las hormigas pueden ser una verdadera molestia cuando invaden nuestro hogar. Pero no te preocupes, hay muchas formas de ahuyentarlas o eliminarlas, utilizando ingredientes caseros y métodos naturales. En este artículo, te presentaremos una lista de trucos de la abuela para fabricar tus propios repelentes y trampas.

El poder del líquido lavavajillas

Cuando te enfrentes a una invasión de hormigas en tu casa, especialmente en la cocina, no entres en pánico. La solución para deshacerte de estos pequeños invasores está al alcance de tu mano: el líquido lavavajillas. Además de ser útil para lavar los platos, el líquido lavavajillas puede mantener a las hormigas alejadas.

Aquí te mostramos cómo utilizarlo:

  1. Mezcla 60 ml de líquido lavavajillas con 1 litro de agua en una botella pulverizadora.
  2. Rocía directamente sobre las hormigas o en el camino que suelen seguir.
  3. Este repelente eliminará todas las señales de feromonas que las hormigas dejan atrás, las cuales sirven como señal para que el resto de la colonia encuentre el camino (esto es lo que se conoce como el lenguaje de las hormigas).
  4. De esta manera, habrás eliminado las hormigas y confundido las pistas para evitar que otras entren en tu casa.

El poder del vinagre blanco

Si prefieres usar productos naturales, el vinagre blanco puede ser tu aliado. El fuerte olor del vinagre blanco interfiere con las feromonas de las hormigas. Simplemente debes deshacerte de la primera oleada para evitar que las demás encuentren el camino de regreso a tu hogar. El vinagre es suficiente por sí solo, pero también puedes combinarlo con otros ingredientes para aumentar su eficacia.

Aquí tienes una receta para un repelente casero a base de vinagre:

  • 250 ml de vinagre (el vinagre de manzana o el vinagre blanco son igual de efectivos).
  • 2 cucharadas de líquido lavavajillas.
  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio.
  • 1 taza de agua.

Preparación:

  1. Mezcla todos los ingredientes en un bol.
  2. Remueve suavemente hasta obtener una sustancia homogénea, luego viértela en una botella pulverizadora.
  3. Rocía abundantemente la mezcla en las áreas por donde suelen pasar las hormigas.

Esta solución no representa ningún peligro para tu salud y es respetuosa con el medio ambiente. Sin embargo, recuerda que esta receta debe utilizarse solo en casos extremos, ya que el objetivo es alejar a las hormigas y no exterminarlas por completo.

El poder de los aceites esenciales

Las hormigas no soportan los olores fuertes, por lo que es una buena idea utilizar la concentración intensa de los aceites esenciales para ahuyentar a estos invasores.

Aquí tienes una receta para un repelente casero a base de aceites esenciales:

  • 8 gotas de aceite esencial de menta.
  • 15 gotas de aceite esencial de lavanda.
  • 250 ml de agua.

Modo de uso:

  1. Llena un pulverizador con agua y aceite esencial.
  2. Rocía las áreas frecuentadas por las hormigas y listo.

También puedes optar por otros aceites esenciales, como el laurel, la canela, el clavo de olor o incluso el árbol de té, para obtener una mayor eficacia.

El poder de la canela

La canela es un clásico que nunca falla. Si no tienes aceite esencial de canela, puedes usar directamente la especia en su forma natural. ¡Saca tu pulverizador!

Aquí tienes los pasos para hacer un repelente casero de hormigas a base de canela:

  1. Llena medio litro de agua y diluye dos cucharadas de canela.
  2. Cierra el frasco y agítalo vigorosamente.
  3. ¡Ataca las áreas sospechosas!

Tu pulverizador anti-hormigas estará listo en un abrir y cerrar de ojos. Puedes rociar la mezcla en los lugares afectados por la invasión de hormigas.

El poder del ácido bórico y el bicarbonato de sodio

¡Prepara una trampa casera! Aquí tienes una receta para un cebo casero:

  • 200 g de azúcar.
  • 125 ml de agua.
  • 2 cucharadas de ácido bórico.
  • 1/2 cucharada de bicarbonato de sodio.
  • Un recipiente de plástico con tapa.

Preparación:

  1. Mezcla todos los ingredientes en el recipiente. No olvides agregar una pizca de bicarbonato de sodio para ocultar el olor del ácido bórico y atraer más hormigas al cebo.
  2. Una vez mezclado, haz varios agujeros en la parte superior del recipiente para permitir que las hormigas accedan a la mezcla.
  3. Coloca el recipiente en un lugar frecuentado por las hormigas.

El poder del azúcar glas y el bicarbonato de sodio

Esta trampa tiene como objetivo atraer a las hormigas hacia un cebo que no solo contiene azúcar.

Aquí tienes los pasos para hacer una trampa casera de hormigas con azúcar glas y bicarbonato de sodio:

  1. Mezcla cantidades iguales de azúcar glas y bicarbonato de sodio.
  2. Luego, agrega una cucharada generosa de miel, mermelada o crema de avellanas para atraer a un mayor número de hormigas.

El poder de la pimienta molida

Una vez más, tienes todo lo que necesitas para preparar tu propio repelente de hormigas sin recurrir a productos químicos. La solución está justo delante de tus ojos. Abre tu cajón y saca la pimienta. Este condimento, irritante para los ojos y las fosas nasales, lo es aún más para las hormigas. Solo tienes que espolvorear pimienta en las áreas por donde pasan. El olor insoportable de la pimienta las mantendrá alejadas.

El poder del talco

El talco, ese polvo aparentemente suave, resulta ser un truco brillante para evitar la entrada de estas criaturas en tu hogar. Las propiedades deshidratantes del talco deshidratarán a las hormigas, alejándolas instintivamente. Puedes crear una barrera efectiva y segura trazando líneas de talco en los marcos de las ventanas, los umbrales de las puertas y otros rincones. De esta manera, podrás poner fin a tu incomodidad con poco talco y mucha estrategia.

El poder del poso de café

¡No tires el poso de café a la basura después de preparar tu bebida! Reserva el poso de café para múltiples usos, incluido un repelente natural para hormigas. El poso de café es lo suficientemente ácido como para disuadir a las hormigas de entrar en tu casa. Puedes esparcirlo en los lugares que desees, especialmente en las áreas de paso de las hormigas. Recuerda renovarlo con regularidad, ya que el poso de café fresco es siempre más efectivo.

Preguntas frecuentes

¿Por qué a las hormigas les gusta tanto el interior de mi casa?

¿Te preguntas por qué las hormigas eligen entrar en tu casa y invadir tu cocina? La respuesta está en los restos de comida que quedan. Tan pronto como las temperaturas comienzan a subir, las hormigas obreras se ponen a trabajar para recolectar la mayor cantidad de comida posible para sobrevivir. Por lo tanto, comienza por hacer una limpieza a fondo y eliminar todos los alimentos dulces o, al menos, guárdalos en recipientes herméticos. ¡No debe quedar ni una migaja! No te olvides de la comida para gatos, perros, etc. ¡Si es comestible, las hormigas lo aceptarán!

¿Las hormigas en mi casa pueden picarme?

Las hormigas carpinteras o las hormigas rojas pueden picar, pero solo si se sienten amenazadas. Protegen su colonia de esta manera. Las que encuentras en tu cocina suelen ser hormigas negras inofensivas.

¿Cómo puedo aliviar las picaduras de hormigas?

Las picaduras de hormigas a las que te enfrentes no deben preocuparte demasiado. Por lo general, desaparecerán por sí solas en poco tiempo sin necesidad de tratamiento. Sin embargo, hay algunas soluciones para aliviar estas picaduras:

  • Agua: Lava la piel con agua y jabón para aliviar la picadura.
  • Manzanilla: Gracias a sus propiedades antiinflamatorias y calmantes, la manzanilla puede ser de gran ayuda. Sumerge una bolsita de manzanilla en agua fría y aplícala sobre la picadura.
  • Hielo: Lo mismo ocurre con el hielo, que también alivia el enrojecimiento y el picor. Simplemente coloca una bolsa de hielo en las áreas irritadas.
  • Aloe vera: Aplicar gel de aloe vera en las picaduras ayudará a aliviar la picazón.

¿Cómo puedo eliminar por completo una invasión de hormigas con un método radical?

Los trucos que te hemos presentado hasta ahora han demostrado su eficacia en varias ocasiones. Sin embargo, si deseas eliminar todo el hormiguero, hay otro método más radical: ¡agua hirviendo y nada más! Hierve agua en una olla y luego viértela sobre el hormiguero. ¡Ten cuidado de no quemarte! También puedes usar tierra de diatomeas, que deshidratará a las hormigas y las eliminará.

Sin embargo, recuerda utilizar métodos menos radicales y menos crueles para alejarlas. ¡Esperamos que estos trucos te ayuden a mantener a raya a las hormigas en tu hogar! Recuerda que la prevención y la limpieza son clave para evitar una invasión.

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados
Angélica Ramos
Botón volver arriba