¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Belleza

Comedones cerrados: Qué los causa y cómo eliminarlos

¿Qué son los comedones cerrados?

Después de una larga jornada, llega el momento de cuidar nuestra piel. Pero, ¿qué son exactamente los comedones cerrados que a menudo aparecen en nuestro rostro?

Características de los comedones cerrados:

Los comedones cerrados, también conocidos como puntos blancos, son pequeñas protuberancias de color blanco o piel que se forman en la piel. A diferencia de los comedones abiertos, estos no tienen una apertura en la superficie de la piel. Se desarrollan cuando los folículos pilosos se obstruyen con sebo y células muertas de la piel, creando un tapón en el poro. Esto provoca que el sebo atrapado en el folículo adquiera un color blanco, resultando en un comedón cerrado.

Diferencias entre comedones cerrados y abiertos:

La principal distinción entre los comedones cerrados y abiertos radica en su apariencia física. Mientras que los comedones cerrados presentan una capa de piel que cubre la obstrucción del poro, los comedones abiertos tienen una abertura en la superficie de la piel que se oscurece al entrar en contacto con el aire, otorgándoles un tono negro característico. Además, los comedones cerrados tienden a ser más difíciles de extraer debido a la capa de piel que los recubre, a diferencia de los comedones abiertos que son más fáciles de eliminar.

Foto: Freepik

Causas de los comedones cerrados

Después de examinar las diversas razones detrás de la aparición de comedones cerrados en la piel, podemos identificar dos factores significativos que desencadenan su formación: los factores genéticos y hormonales, así como los hábitos de cuidado de la piel.

Factores genéticos y hormonales

La influencia de los factores genéticos y hormonales en la formación de comedones cerrados es innegable. Las predisposiciones genéticas pueden determinar la propensión de una persona a desarrollar este tipo de imperfecciones en la piel. Por otro lado, los desequilibrios hormonales, como los asociados con la adolescencia, la menstruación o incluso ciertas condiciones médicas, pueden aumentar la producción de sebo, contribuyendo así a la obstrucción de los poros y la formación de comedones cerrados.

Hábitos de cuidado de la piel

Los hábitos de cuidado de la piel juegan un papel crucial en la prevención o exacerbación de los comedones cerrados. El uso de productos inadecuados para el tipo de piel, la falta de limpieza facial regular o el exceso de maquillaje pueden contribuir a la obstrucción de los poros. Asimismo, una hidratación insuficiente o el uso excesivo de productos comedogénicos pueden desencadenar la formación de comedones cerrados.

Al comprender cómo los factores genéticos, hormonales y los hábitos de cuidado de la piel pueden influir en la aparición de los comedones cerrados, podemos adoptar medidas preventivas y correctivas para mantener una piel saludable y libre de imperfecciones.

Cómo tratar los comedones cerrados

El cuidado diario de la piel es fundamental para prevenir la formación de comedones cerrados. Te recomendamos seguir una rutina de cuidado simple pero efectiva. Empieza por limpiar tu rostro suavemente con un limpiador facial adecuado para tu tipo de piel, dos veces al día. Utiliza productos no comedogénicos que no obstruyan los poros, y asegúrate de hidratar tu piel con una crema ligera y libre de aceites.

Cuidado diario de la piel

  • Limpieza: Usa un limpiador suave para eliminar la suciedad y el exceso de grasa que pueden obstruir los poros y causar comedones cerrados.
  • Exfoliación: Incorpora un exfoliante suave en tu rutina semanal para eliminar las células muertas de la piel y prevenir la obstrucción de los poros.
  • Hidratación: Aplica una crema hidratante ligera para mantener la piel equilibrada y evitar la producción excesiva de sebo.

Los tratamientos dermatológicos profesionales pueden ser una opción eficaz para tratar los comedones cerrados persistentes. Los dermatólogos pueden recomendar procedimientos como la exfoliación química para eliminar las células muertas de la piel y destapar los poros obstruidos. Otro tratamiento común es el uso de procedimientos láser para ayudar a reducir la producción de sebo y mejorar la apariencia de la piel.

Tratamientos dermatológicos

  • Exfoliación química: Este tratamiento utiliza ácidos suaves para eliminar las capas superficiales de la piel, promoviendo la renovación celular y reduciendo la obstrucción de los poros.
  • Procedimientos láser: Los tratamientos con láser pueden ayudar a reducir la producción de sebo y mejorar la textura de la piel al estimular la regeneración celular.

Recuerda que es importante consultar a un dermatólogo para determinar el tratamiento más adecuado para tus necesidades específicas y obtener los mejores resultados en el manejo de los comedones cerrados en la piel.

Es fundamental mantener una rutina de limpieza regular y utilizar productos no comedogénicos para evitar la obstrucción de los poros. La prevención es clave en el tratamiento de los comedones cerrados, ya que una vez se forman, pueden ser difíciles de eliminar por completo. Recordemos que la consistencia en el cuidado de la piel es fundamental para mantenerla sana y libre de imperfecciones.

5/5 - (1 voto) ¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados
Dany Fernandez