Cinco cosas poco conocidas que producen miedo en los perros

Recuerda que cada perro es único y puede tener miedos específicos

Los perros son animales maravillosos y leales, pero también pueden tener miedos y fobias. Aunque algunos son comunes y bien conocidos, hay ciertas cosas que pueden asustar a nuestros amigos peludos y que quizás no conozcamos. En este artículo, exploraremos cinco cosas poco conocidas que pueden producir miedo en los perros.

Recuerda que cada perro es único y puede tener miedos específicos. Si notas que tu perro muestra signos de miedo o ansiedad, es importante consultar con un veterinario o un adiestrador profesional para obtener ayuda y brindarle el apoyo que necesita. Nuestros amigos de cuatro patas merecen nuestro cuidado y respeto, y es nuestro deber asegurarnos de que se sientan seguros y protegidos en todo momento.

perro / razas de perros
Foto: Freepik

Cinco cosas poco conocidas que producen miedo en los perros

Ruidos de baja frecuencia

Los perros tienen una audición muy aguda y son sensibles a los sonidos de baja frecuencia que nosotros, los humanos, no podemos escuchar. Algunos ejemplos de ruidos de baja frecuencia que pueden asustar a los perros son los truenos distantes, el ruido de las tuberías o incluso el zumbido de algunos electrodomésticos.

El hecho de que estos ruidos sean inaudibles para nosotros no significa que no tengan un impacto en nuestros amigos peludos. Estos ruidos pueden generar en ellos una sensación de inseguridad y ansiedad, por lo que es importante estar atentos a su reacción y brindarles el apoyo necesario.

perros
Foto: Freepik

Sombras y siluetas

Aunque a nosotros nos pueden parecer inofensivas, las sombras y las siluetas pueden generar miedo en los perros. Esto se debe a que su visión es diferente a la nuestra y pueden interpretarlas como amenazas potenciales. Los perros dependen en gran medida de su sentido de la vista para evaluar su entorno, por lo que una sombra en movimiento repentino puede resultarles perturbadora.

Es importante recordar que cada perro es único y puede tener diferentes niveles de sensibilidad hacia las sombras y siluetas. Algunos pueden simplemente ignorarlas, mientras que otros pueden reaccionar con miedo o agresividad. Como dueños responsables, debemos estar atentos a las reacciones de nuestros perros y brindarles tranquilidad y seguridad cuando se sientan perturbados por estas figuras.

perros
Foto: Freepik

Objetos en movimiento repentino

Los perros pueden asustarse con objetos que se mueven de forma repentina, como una bicicleta pasando rápidamente o una pelota rodando por el suelo. Estos movimientos imprevistos pueden desencadenar su instinto de protección y hacerles sentir inseguros.

Es importante tener en cuenta que los perros tienen un sentido de anticipación del movimiento, por lo que un objeto en movimiento repentino puede desequilibrarlos y generarles un miedo irracional.

Como dueños, debemos ser conscientes de ello y evitar exponerlos a situaciones que puedan causarles estrés o temor. Además, es fundamental enseñarles a través de un entrenamiento adecuado cómo reaccionar ante estos estímulos para que se sientan más seguros y confiados en su entorno.

gatos
Foto: Freepik

Olores desconocidos

Esto puede incluir olores fuertes, químicos o incluso el olor de otros animales que no reconocen. Los perros utilizan su sentido del olfato para explorar y comprender el mundo que les rodea, por lo que un olor desconocido puede desencadenar una respuesta de alerta o miedo en ellos.

Es importante tener paciencia y permitirles explorar y acostumbrarse a nuevos olores de forma gradual. Si notamos que nuestro perro muestra signos de incomodidad o miedo frente a un olor específico, es importante evitar exponerlo a dicho olor y brindarle un entorno seguro y tranquilo para que se sienta protegido.

Cambios en el entorno

Los perros son criaturas de hábitos y rutinas, por lo que los cambios repentinos en su entorno pueden causarles miedo. Esto puede incluir cambios en la disposición de los muebles, mudanzas o incluso la llegada de nuevos miembros a la familia. Los perros son sensibles a los cambios en su entorno y pueden sentirse inseguros o ansiosos cuando su entorno familiar se ve alterado.

Es importante proporcionarles un ambiente seguro y tranquilo durante estos cambios para ayudarles a adaptarse. Esto puede incluir mantener una rutina estable, brindarles un espacio propio donde se sientan seguros y mantener una actitud calmada y tranquilizadora frente a los cambios.

Si notamos que nuestro perro está mostrando signos de estrés o miedo debido a un cambio en el entorno, es recomendable buscar el apoyo de un veterinario o adiestrador profesional para ayudar a nuestro perro a superar sus temores y adaptarse de manera saludable.

3.7/5 - (3 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados
MaBe Doval
Botón volver arriba