Cocina Recetas

Aprenda a hacer ricas pechugas de pollo a la cerveza

BENEFICIOS DE LA CARNE DE POLLO

De acuerdo con los expertos, la carne de pollo es fuente importante de nutrientes como proteínas, lípidos, Vitamina 3 y minerales como calcio, hierro, zinc, sodio, potasio y magnesio, entre otros. La mayor parte de la grasa corporal del pollo se encuentra en la piel, por lo que al retirarla se reduce el consumo de grasa. Esto hace que la carne sea de fácil digestión y pueda ser consumida por personas de cualquier edad.

Además es muy versátil: al ser una carne de sabor neutro, tiene la habilidad de tomar cualquier sabor o especie que le agregamos en la cocina. La versatilidad del pollo es una ventaja importante, sobre todo en la riqueza culinaria de nuestro país.

INGREDIENTES PARA PECHUGAS DE POLLO A LA CERVEZA

La receta que traemos hoy es de Gorka Barredo, cocinero y comunicador gastronómico español. Una receta muy económica, con pocos ingredientes y muy fácil de hacer. Unas pechugas de pollo acompañadas de una salsa diferente, muy sabrosa. «Que no te asuste el que esté hecha con cerveza: La receta juega con el contraste de su amargor, con el dulce de las verduras. El resultado es equilibrado y el alcohol se evaporará en la preparación», explica Barredo.

Ingredientes para 4 personas: 6 pechugas de pollo, 2 dientes de ajo, 1 cebolla, 1 zanahoria mediana, 1 rama de apio, 1 lata de cerveza, 300ml de caldo de pollo, romero, tomillo, sal, pimienta y aceite de oliva.

RECETA

Fileteamos en 2 partes del mismo tamaño cada una de las pechugas de pollo y salpimentamos con romero, tomillo sal y pimienta. Al final, que quede una pechuga gruesa.

En una sartén amplia – la misma que usaremos para el resto de la receta- ponemos un poco de aceite y sellamos cada filete de pechuga a fuego fuerte por ambas caras. Buscamos dorarlos por fuera, dejándolos crudos en su interior para que conserven sus jugos. Reservamos en un plato.

AÑADIMOS VERDURAS

Ponemos un poco más de aceite a fuego suave y echamos los dientes de ajo picados. Dejamos que el ajo se cocine sin que llegue a coger color. Así aromatizaremos el aceite, que dará un toque muy sabroso a toda la receta.

Continuamos la preparación añadiendo la zanahoria, la cebolla y el apio, todo ello bien picadito. Añadimos sal y dejamos que se vaya cocinando a fuego suave, removiendo con regularidad, durante unos 15 minutos. Así conseguiremos que la cebolla y la zanahoria desarrolle su sabor dulce, algo necesario para contrarrestar el amargor de la cerveza.

EL CALDO DE POLLO

Una vez la verdura esté cocinada subimos la potencia de fuego y añadimos la cerveza. Dejamos que hierva un par de minutos para que evapore todo el alcohol.

Hecho esto añadimos el caldo de pollo. Bajamos la potencia a fuego medio y removemos para que se integren todos los ingredientes. Añadimos romero y tomillo para darle aun más sabor a nuestra salsa de cerveza.

EL TOQUE FINAL

Inmediatamente después añadimos a un cuenco la mezcla y batimos con batidora eléctrica hasta que todas las verduras se hayan licuado. Si la salsa queda demasiado espesa podemos añadirle un poco más de caldo, hasta que la salsa sea líquida. La salsa no debe evitar quedar acuosa del todo, pero tampoco parecer una crema o puré. Buscamos ese toque líquido pero, con algo de cuerpo

Rectificamos de sal y devolvemos la salsa a la sartén. Ponemos en ella a fuego medio los filetes de pollo junto con los jugos que hayan soltado. Hay que procurar que queden bien cubiertos de la salsa. Dejamos que se hagan en la salsa de cerveza otros 10 minutos.

Síguenos en Google Noticias

Botón volver arriba