Alimentos que reducen el riesgo de Alzheimer: 11 opciones respaldadas por estudios científicos

El Alzheimer es una enfermedad degenerativa que afecta principalmente la memoria, el pensamiento y el comportamiento. A pesar de que aún no existe una cura definitiva, la investigación sugiere que ciertos alimentos pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar esta enfermedad.

En este artículo, exploraremos 11 alimentos que han sido estudiados y que se han correlacionado con una disminución del riesgo de demencia, incluyendo el Alzheimer. Aunque es importante destacar que estos alimentos no garantizan la prevención del Alzheimer por sí solos, pueden ser una parte importante de un estilo de vida saludable para el cerebro.

1. Las bayas

Las bayas, como las fresas, los arándanos y las bayas de açaí, son ricas en antioxidantes y compuestos antiinflamatorios que pueden ayudar a proteger el cerebro contra el daño causado por los radicales libres. Estudios han demostrado que consumir bayas regularmente puede mejorar la memoria y retrasar el declive cognitivo relacionado con la edad.

Por ejemplo, un estudio publicado en 2013 reveló que las personas que consumían una mayor cantidad de bayas presentaban un declive cognitivo más lento, con una diferencia de hasta 2.5 años en comparación con aquellos que consumían menos bayas. Además, una investigación realizada en personas con deterioro cognitivo leve mostró que consumir jugo de arándano silvestre se asoció con una mejora en las funciones cognitivas.

2. El café/cafeína

La cafeína, presente en el café y otras bebidas, ha sido asociada con beneficios cognitivos, incluyendo un riesgo significativamente menor de progresar de un deterioro cognitivo leve a demencia. Además, estudios han demostrado efectos beneficiosos específicos en la memoria global, la memoria espacial y la memoria de trabajo.

3. Los vegetales de hojas verdes

Los vegetales de hojas verdes, como las espinacas y el kale, son ricos en vitaminas que estimulan el funcionamiento del cerebro. Un estudio realizado en 2018 con adultos de entre 58 y 99 años mostró que consumir vegetales de hojas verdes se asociaba con una apariencia cognitivamente más joven, con una diferencia de hasta 11 años. Otros estudios también han demostrado un menor riesgo de demencia en personas con niveles más altos de folato, que se encuentra en los vegetales de hojas verdes.

4. Las nueces

Varios estudios han establecido una relación entre el consumo de nueces y un menor riesgo de demencia. Mientras que algunas investigaciones muestran una mejora en la memoria en personas con un funcionamiento cognitivo normal, un estudio realizado en ratones en 2014 sugiere que las nueces podrían incluso mejorar la memoria en personas con la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, es importante tener en cuenta que este estudio no se realizó en seres humanos.

5. Algunos tipos de cacao/chocolate

El chocolate puede ser una de las formas más deliciosas de reducir el riesgo de demencia. Según una revisión de 2017, varios estudios han asociado el cacao y el chocolate negro con una disminución del deterioro cognitivo. Es importante destacar que el chocolate negro, y no el chocolate con leche, suele ser el que aporta más beneficios al cerebro.

6. Cantidades bajas a moderadas de alcohol

Beber cantidades bajas a moderadas de alcohol se ha asociado con beneficios cognitivos en varios estudios de investigación. Algunos de estos beneficios pueden estar relacionados con el resveratrol presente en el vino tinto, pero otros estudios también han encontrado estos beneficios en otros tipos de alcohol. Es importante tener en cuenta que algunas personas nunca deben beber alcohol, como los alcohólicos, las personas con el síndrome de Wernicke-Korsakoff y aquellos cuya ingesta de alcohol interactuaría con sus medicamentos.

7. El pescado

Los ácidos grasos omega-3 presentes en ciertos tipos de pescado son conocidos por sus beneficios para la salud cerebral, y la mayoría de las investigaciones están de acuerdo en esto. Los pescados ricos en ácidos grasos omega-3 incluyen el salmón, las sardinas, el atún, el eglefino y la trucha.

8. La canela

Varios estudios han demostrado que la canela, administrada a ratones, se correlaciona con una mejora en la capacidad para eliminar la acumulación de proteínas en el cerebro relacionada con el Alzheimer, así como una mejora en la memoria y otras funciones cognitivas. Además, la canela se asocia con beneficios antioxidantes y antiinflamatorios, así como con una salud cardíaca y una disminución de la presión arterial, todos ellos relacionados con una mejor salud cerebral.

9. La cúrcuma

La cúrcuma, un ingrediente común en platos picantes, ha demostrado estar fuertemente correlacionada con la prevención del deterioro cognitivo y el tratamiento de la demencia en ratones. Uno de los desafíos para los humanos es que nuestro cuerpo no absorbe fácilmente la cúrcuma.

10. Las frutas y los vegetales

Una dieta saludable para el corazón, compuesta por frutas y vegetales, se ha asociado con un menor riesgo de enfermedad de Alzheimer. Llena tu plato de frutas y vegetales coloridos para asegurarte de satisfacer las necesidades de tu cuerpo en vitaminas. Varios estudios han demostrado que una disminución del riesgo de deterioro cognitivo está relacionada con un mayor consumo de frutas y vegetales.

11. La dieta mediterránea

A diferencia de un alimento específico, la dieta mediterránea es un enfoque general de la alimentación que incluye varios de los alimentos mencionados anteriormente. Se ha demostrado que está fuertemente relacionada con un mejor funcionamiento cognitivo y un menor riesgo de desarrollar demencia.

Aunque la prevención del Alzheimer no está garantizada solo con el consumo de ciertos alimentos, los estudios sugieren que estos 11 alimentos pueden ayudar a reducir el riesgo de demencia. Sin embargo, es importante destacar que adoptar un estilo de vida saludable en general, que incluya una alimentación equilibrada, actividad física regular y estimulación mental, es esencial para mantener la salud del cerebro.

Cuida de ti y de tu cerebro tomando decisiones alimentarias inteligentes y adoptando un estilo de vida saludable.

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados
Angélica Ramos
Botón volver arriba